La vergüenza es una cualidad beneficiosa.

El Creador sembró en nosotros una propiedad especial llamada “vergüenza” como un medio de crecimiento. Si yo me doy cuenta que soy un receptor en relación a otro,  me siento “avergonzado” porque eso hiere mi “yo”, mi estado, y la percepción de mi carácter. De hecho, el Creador nos creó con su Luz, y descendimos desde esa fuente tan alta en donde sentirse como receptor es opuesto a ella. Es por eso que nos sentimos humillados.

Sólo una bestia no siente vergüenza. Un perro comerá la comida que se le arroja sin ningún sentimiento de vergüenza. Si se le arroja algo a una persona, entonces sus sentimientos serán determinados por su estado de existencia.

Si alguien se está muriendo de hambre y eso está salvando su vida, significa que la persona ha descendido desde el nivel humano al nivel animal, y entonces tampoco sentirá vergüenza. En este caso, o la persona en ese momento no le interesa  la vergüenza y el dolor, o ella ha crecido en un ambiente en donde recibir es natural. Pero si alguien trata de “arrojarle un hueso” a una persona que tiene integridad y orgullo, ésta se sentirá ofendida.

El Creador nos hizo de esta manera intencionalmente para que podamos percibir cuán despreciable y bajo es junto a la voluntad de otorgar del Creador, y esta distinción nos da la fuerza para ascender.

(22840 – De la cuarta parte de la lección diaria de Cábala del 7 de septiembre 2010, El Amor por el Creador y el amor por los seres creados.)

Material Relacionado:

La verguenza es un grado espiritual

Y ahora mirate a ti mismo

La ruptura es premeditada

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta