Mientras la Luz está trabajando en nosotros

Pregunta: Con la ayuda del Libro del Zohar, deseamos sentir nuestra independencia logrando la espiritualidad tanto como sea posible. ¿Cómo podemos aumentar nuestra demanda interior durante los días restantes antes de la convención? ¿Qué más se puede hacer?

Respuesta: No podemos permanecer en una demanda intensa y constante durante todas las 24 horas. Eso es comprensible. Esto esta inculcado en la naturaleza ya que todas las correcciones suceden debido a las entradas   y salidas de la Luz, como está escrito, “Porque de Sion saldrá la ley”.

Por lo tanto, por una parte, la pregunta es correcta, “¿Cómo nos podemos sentir, cada minuto, en el que estamos ascendiendo?” Sin embargo, también está escrito que “Los ángeles del Creador ascienden y descienden” Durante los ascensos y también en los descensos, debemos darnos cuenta de que esta es la manera como ocurre el avance. Por lo tanto, el proceso es correcto.

Si una persona ve que durante la mayor parte del día no se está conectando al objetivo, unidad con el grupo, que no está motivado con todo su corazón a unificarse finalmente con los amigos, de salir “fuera de sí mismo”, fuera de su ego, y conseguir el amor de los seres creados y del Creador, entonces así es como tiene que ser. Después de todo, saltos hacia adelante, ascensos y contactos con el Superior, después, debe comenzar a trabajar en lo inferior y modificar múltiples sistemas dentro de sí mismo. De manera que, así es como ocurre el trabajo.

Solo si nosotros mismos comenzamos a participar en las acciones del Superior dentro de nosotros, significa que no estaremos más en un estado de embrión (Ibur) o siquiera de nutrición (Yenika), pero hemos alcanzado el estado de madurez (Gadlut) donde nos identificamos con el Altísimo y actuamos juntos como socios.  Entonces, puedo decir que tanto el descenso como el ascenso o en cualquier otro estado, las acciones del Superior ya no están más ocultas para mi, y trabajo con ellas de la manera correcta junto a Él, dividiéndonos el trabajo entre nosotros.

Sin embargo, mientras tanto, la Luz está trabajando en mí, y no sé porque deje de sentirla y ya no se qué sucede conmigo.  De repente, por unas horas, entro en un estado inconsciente y entonces me levanto de nuevo.  Todos estos estados deben ser vistos como correctos.

Cuando empezamos a ser verdaderamente capaces de participar en este trabajo, llegaremos a eso.  Pero el tormento, el deseo de permanecer en este estado para siempre, constantemente nos empuja hacia adelante.

(24138 -Tomado de la segunda parte de las Lecciones Diarias de Cábala del 18 de octubre 2010 – El Zohar.)

Material Relacionado:

La cortina

Preservar el espiritu de la vida

Igualar los descesos con los ascensos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta