No pierdas la oportunidad

Pregunta: Si voy a una farmacia y veo una fila de espera de setenta personas, voy a comprar otros artículos y vuelvo una hora más tarde cuando me llegue mi turno. ¿Por qué debo ocuparme del trabajo espiritual ahora, si no sé cuando voy a corregirme? ¿Para qué lo necesito? Puedo volver a mis asuntos en este mundo por el momento.

Respuesta: No hay coerción en el camino espiritual. Si no quieres quedarte, pues entonces puedes marcharte. No debes estar aquí obstaculizando a los demás. Si has decidido que no debes continuar por este camino, comunícalo a tus amigos, ellos comprenderán y te desearán buena suerte.

Si tú crees que pasarás cinco años mejorando tu vida en este mundo y luego regresarás a un grupo más fortalecido para tomar entonces el camino junto con ellos, tus esperanzas son falsas. Dentro de cinco años tendrás que realizar un trabajo más duro, pues tendrás que compensar tu compromiso con el egoísmo durante esos cinco años para poder alcanzar al grupo en todo el camino que ha recorrido durante todo ese tiempo.

En consecuencia no estarás acortando el camino, sino todo lo contrario, lo estarás alargando. ¿Piensas que volverás al grupo que ya se encontrará en la espiritualidad y todo será más fácil? ¿Qué tendrás una mayor equivalencia de cualidades con los amigos? No es así, revelarás una mayor diferencia de cualidades. Después de todo, ellos irán miles de kilómetros delante de ti y tú habrás retrocedido varios miles. La distancia se habrá incrementado. Como resultado tendrás que esperar tu turno en la fila todavía más tiempo.

(22745 – De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 6 de octubre 2010, El amor por el Creador y el amor por los seres creados.)

Material Relacionado:

Pruebate a ti mismo

El sabor de la verdad

Como prepararse para la revelación del creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta