No tenemos otra opción

El grupo apoya a cada uno conforme con su fidelidad al grupo. Cuando uno se entrega a sí mismo al grupo se convierte en algo muy importante para este grupo. Porque él no es simplemente una fuerza más.  En lo espiritual cada uno es como el Alma Común Adán. Cada alma alcanza todas las almas y representa toda Maljut del Mundo del Infinito.

Por eso cada uno que intenta ascender por encima de la razón, por encima del egoísmo y entregarse en manos  del entorno correcto, trae consigo mismo una fuerza muy potente. A través de él ya podemos atraer para todos la Luz que Reforma.

Después da la incorporación al grupo, el hombre no puede criticar el estado espiritual del grupo. Él debe preocuparse sólo por su consolidación, tanto externa como internamente. Sin rechazar el grupo él continúa apoyándolo con su propia participación y ejemplo.

Cada vez uno va entendiendo mejor que puede alcanzar lo espiritual sólo a través del grupo. Allí está el lugar roto y el lugar corregido. Allí está el Creador y también la creación, el Alma Común de Adam. Todo se encuentra en el grupo. El grupo es el sistema creado por el Creador y no hay nada aparte de este grupo. 

(24667 – De la lección según el artículo de Rabash, correspondiente al 24 de octubre 2010.)

Material Relacionado:

Una mirada rápida tras bambalinas de la obra llamada “vida”

¿En dónde se encuentra nuestra libertad?

El espíritu del grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: