Saliendo de la botella

La convención que se avecina es un evento de unidad. Queremos crear una unidad tan grande que revele el Mundo Superior. Eso significa que con la fuerza de nuestra consolidación común ascenderemos por encima del egoísmo personal de cada persona.

Cada persona debe sentir que este ascenso tiene una nueva sensación de un nuevo mundo, una entrada a una nueva dimensión en donde existimos en otorgamiento en lugar de recepción, como lo hacemos aquí.

La segunda mitad de la realidad vive con la ley del otorgamiento, a diferencia de la realidad en nuestro mundo, que existe bajo la ley de la recepción. Al unirnos unos con los otros, queremos que cada persona reciba mucha fortaleza del grupo que le permitirá subir por el “cuello de la botella”, y al menos levemente sentir el mundo que vive bajo los principios del otorgamiento.

A pesar de que es posible una recaída, sin embargo, con el tiempo estas “salidas” serán más frecuentes. La persona empezará a acostumbrarse a estar entre dos mundos y entenderá lo que le sucede, hasta que sus esfuerzos acaban teniendo éxito y se convertirá en un “residente permanente” del mundo espiritual.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 31 de octubre 2010, La necesidad del amor por los amigos.)

Material Relacionado:

Bañado con la luz

El sexto sentido independiente

Regalos de la convención

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta