Todas las piezas del rompecabezas

En el comienzo del camino espiritual, de acuerdo con el propio esfuerzo, una persona gradualmente discierne  lo que necesita para alcanzar la meta. Todo cambia: Yo, mi percepción de la meta, las ideas sobre los medios para alcanzarla, mis capacidades individuales, y mi visión de la imagen del Creador.

Con cada cambio veo las cosas de diferente forma: ¿para qué, para quién y por qué preguntar? ¿Por qué Él me creó para empezar? ¿Qué falta, qué puedo lograr con mi solicitud? Al final todas estas preguntas y respuestas (deseos y realizaciones) deben formar el deseo de corregir (Kli) para revelar al Creador y tornarnos semejantes a Él.

Aquí, nada se puede dejar hasta para “más tarde”; una persona tiene que completar cada trazo y volcarlo en el cuadro general. De otro modo, el Kli seguirá siendo incompleto ya que aún el mínimo defecto hará que la necesidad espiritual sea imperfecta, y es la razón de porqué la Luz (la presencia del Creador) no podrá manifestarse en el deseo (la vasija espiritual, el Kli).

(22520 -De la primera parte de la lección de Cabalá Diaria del 4 de octubre 2010, Cuál es la Ayuda que Uno debería pedirle al Creador.)

Material Relacionado:

Tenemos que revelar el mapa de nuestras conexiones

Una persona en el camino

Un rompecabezas con siete mil millones de partes

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta