Todos llegarán a conocer al Creador.

Pregunta: ¿Existe alguna diferencia entre estudiar El Libro del Zohar en el congreso con las masas, y con estudiarlo en un grupo en la lección matinal? Qué es lo más importante, ¿calidad o cantidad?

Respuesta: La Cantidad no requiere calidad. Dentro de las masas de personas, siempre hay alguien que puede unirse en un grado mayor o menor, y también se encuentran de esos que no pueden unirse para nada o que se olvidan de eso. En cualquier caso, la cantidad tiene sus ventajas, como está escrito: “Yo habitó en medio de la gente”.

A esta altura, no hablamos sobre un grupo especial de personas, de aquellos que son brillantes, determinados, capaces de trabajo interno, y bien entrenados. El Creador habita entre la nación entera, no sólo en un pequeño grupo de personalidades especiales que Él mismo hizo avanzar y los trajo en la punta de la pirámide. Independientemente, Él continua diciendo que Él habita entre las masas.

El Gobierno Superior se preocupa más por el nivel inanimado (en la humanidad), menos sobre el nivel vegetativo, no tanto por el nivel animado, y mucho menos por el nivel parlante. Mientras más débil sea la criatura, menos libre albedrió posee, mientras menos pueda funcionar de forma autónoma para la corrección de la creación (de acuerdo al Plan de la Creación y al sistema común), más el Gobierno Superior se viste en él, y esto un signo de la revelación de la Divinidad (Elokut).

En otras palabras, no estamos hablando de la revelación del Creador en un grupo de almas exaltadas como las de Rashbi y todos los grandes Cabalistas. La revelación del Creador es medida en relación a la sociedad, no por individuos. Por lo tanto, no debemos rechazar grandes cantidades, debemos valorarlas. El poder de las masas se basa en su cantidad, no por individuos especiales que personalmente han obtenido espiritualidad y realizado trabajo espiritual interno.

Es el trabajo común el que importa más, porque al hacerlo, permitimos que la Luz sea revelada y se alcance la revelación del Creador. En cuanto a lo personal, al trabajo especial de algunos individuos, de grupos, o de muchos grupos, son necesarios para conectar a la gran masa (varios millones de personas en billones de ellos) y a través de nosotros, traerlos a la vida espiritual.

De forma consiguiente, el objetivo, intención y meta son la sociedad y las personas. Por tanto, debemos diseminar la sabiduría de la Cabalá a las masas.

(24423-  De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de octubre del 2010, El Zohar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta