Todos tienen que cultivar su alma

La Cabalá trata de la corrección del alma. Todos tienen un alma, pero está oculta. Es el deseo de conocer el propósito de la vida. Cuando este deseo se despierta lo suficiente para conducir a una persona al lugar del estudio de la Cabalá, significa que el alma ha empezado a desenvolverse. Este individuo siente la necesidad de la sabiduría de la Cabalá. De otra forma, no podrá cultivar su alma que permanecerá como un sencillo punto, que desatará la presión de las fuerzas motoras que se experimentan como sufrimiento.

El propósito de nuestra vida es descubrir y desarrollar nuestra alma para establecer una conexión con el Creador. Por lo tanto, no importan las capacidades naturales que posee una persona. Algunos se inclinan por las ciencias, otros por la cultura y la educación; una persona necesita un trabajo mecánico y otra más de la filosofía.

Existen quienes son perezosos, ágiles o inteligentes. Pero no hay absolutamente ninguna conexión entre todas estas características corporales y el desarrollo del alma. La Cabalá dice, “No aprende el sabio”. Yo mismo valoro el conocimiento y el enfoque científico, pero he sido testigo de cómo puede enredar a una persona. Por consiguiente, no existen restricciones; la clave es el deseo.

Only the point in the heart matters, which is nurtured by the force of the Light and is not one of the corporeal properties of man. There is absolutely no relation between natural capacities, habits, education, or success in correcting one’s soul.

Sólo el punto en el corazón importa, el cual es nutrido por la fuerza de la Luz y no es una de las propiedades corporales del hombre. No hay relación alguna entre las capacidades naturales, los hábitos, la educación, o el éxito en la corrección del alma.

(22358 – De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 1 de octubre de 2010, sobre la propuesta de aprendizaje de la Cabalá.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: