Trabaja todo el día como en un Templo

Pregunta: Resulta que cada uno de nosotros está constantemente “taladrando un hoyo en la barca común”, y sólo necesitamos acrecentar nuestra sensibilidad para entender esto.

Respuesta: Una vez que comencemos a trabajar con ello, revelaremos “613” acciones (mandamientos), errores (Shgagot), y transgresiones (Zdonot), las cuales se relacionan específicamente con la garantía mutua. Después de todo, es la acción que nos fue “ordenada,” ¡y somos capaces de llevarla a cabo!
Esta es la única acción libre, y por esto es llamada el “único mandamiento,” pero este consiste de muchos componentes (GE [Galgalta ve Eynaim] y AJaP, es decir, de todos los niveles de deseo) como un resultado de la corrección gradual del deseo hacia la garantía mutua. Todo esto se realiza a través de una diminuta apertura libre, con todos los mandamientos que se realizan por su paso. Esto es similar al proceso de nacimiento, la transición hacia este mundo a través de un pasaje estrecho desde el vientre.
Yo revelo el Mundo Superior en mi aspiración, en mi intento de estar en garantía mutua, en el estado de amar a otros. Por esto está escrito que “el final de la acción está en su pensamiento inicial”, en otras palabras, necesito estar constantemente en una intención.
Todas mis acciones deben ser por el beneficio del amor de otros y el amor del Creador. La acción en sí no importa, lo que importa es la intención que le puedo conectar a esta. Está escrito que al Creador no le importa cómo matamos al ganado (nuestro egoísmo); a Él le importa la intención.
Por esto evaluamos si cometemos errores y hacemos transgresiones o, alternativamente, observamos mandamientos y hacemos correcciones sólo a partir de la intención y no de las acciones reales. Al Creador no le importan tus acciones. Lo que le importa es qué planeas obtener a través de estas.
Por esta razón, cuando comienzas a añadir la intención para otorgar, la intención por la garantía mutua, ¡entonces todas tus acciones en la vida se vuelven libres! ¡Todos los 360 grados en los que operas se convierten en una enorme  pipa que te lleva al Mundo Superior!
En lugar de estar en este estrecho pajar inicial, este mundo por entero se convierte en tu guía a la espiritualidad. Se expande debido a la Luz de Jassadim, la propiedad de amor y otorgamiento. Y entonces lo que hagas no importa: ya sea que trabajes en el campo o en una oficina, cuando haces cosas con la intención de otorgar, todo tu trabajo se vuelve como el trabajo en el Templo del Creador.
De esta manera descubrimos una actitud absolutamente diferente hacia la acción, hacia el otorgamiento. Y más importante, de esta manera evaluamos qué sería un error o un crimen. No nos referimos a la acción, sino a la intención, si es o no por la garantía mutua, amor y otorgamiento hacia ellos. Esto determina qué te hace un pecador y qué te hace un justo: todo es de acuerdo sólo a tu intención.
Las masas piensan que todo es evaluado mediante las acciones, pero en la espiritualidad es determinado sólo por la intención. Por esto está escrito: “La opinión de la Torá es opuesta a la opinión de los propietarios”.

(23343 – De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 12 de octubre 2010, El amor por el Creador y el amor por los seres creados.)

Material Relacionado:

¿Qué es un pensamiento?

El mandamiento principal

Trabaja todo el día como en un templo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta