Trayendo a cada uno al nivel de Moisés

El hombre debe elevarse al nivel del Creador. Hemos recibido el método de ascenso de los cabalistas, quienes nos lo revelaron. A partir de Adán, el hombre comenzó a revelar que, el propósito de su vida y la existencia de la creación es la de revelar al Creador. Esto es requerido a toda persona y a toda la humanidad.

Todos nosotros pasamos por este proceso; todo avanza desde el principio de la creación hacia su fin, el estado corregido. Si juzgamos todo lo que pasa, a través del propósito de la creación, a continuación, podremos ver la verdad y justificar todo.

Pero, si no consideramos el principio, el final y el proceso de desarrollo de la creación como, absolutamente necesarios, en todos sus detalles, con el fin de ir desde el principio hasta su conclusión, nos equivocaremos. Llegaremos a conclusiones amargas sobre nuestro propósito en la vida y en el mundo. Debido a que todo el proceso del desarrollo ya está incluido en la naturaleza, nos beneficiaremos, en la medida en que lo estudiemos y lo apliquemos.

Cada persona es creada para un solo propósito: llegar a ser como el Creador, a través del alcance del grado de Moisés. Por esta razón, tenemos que aceptar todo lo que nos sucede, en el mundo y en nuestra vida privada, como necesario para nuestra elevación al grado de Moisés, es decir, la revelación del Creador en su forma clara, “cara a cara”; la completa corrección de las propiedades del hombre, pasando a ser equivalentes a las del Creador.

Dado que el Creador no cambia, es el hombre quien debe hacerlo. Ésta es la razón por la que el proceso que pasamos no es externo, sino que ocurre, exclusivamente, en nuestras propiedades, con el fin de que sean similares a los del Creador. Por esta razón, es necesario que estudiemos este proceso, así como a, nosotros mismos, nuestra anatomía espiritual (las propiedades que nos constituyen), la fisiología espiritual (cómo operan), la curación espiritual (qué tenemos que cambiar en nosotros) y concentrarnos, específicamente, en lo que necesitamos cambiar, en qué orden y en qué dirección.

A través de los cambios en nosotros mismos, llegaremos a comprender la naturaleza de la sociedad humana y la historia de la humanidad. A continuación, veremos las razones de estos cambios, su propósito, la dirección que toman, la conexión entre ellos y cómo ayudan a cada persona y a toda la humanidad a alcanzar la meta final.

El estudio del sistema de la naturaleza, la dirección de la humanidad hacia la meta y la forma que ésta necesita para progresar, representan la fuente de nuestro bienestar. Todo el mal que nos sucede viene de una comprensión insuficiente del proceso que estamos atravesando pero, una vez que lo entendamos, ¡lo percibimos como bueno!

(23483 – De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 15 de octubre 2010, La enseñanza de la sabiduría de la Cabalá y Su Esencia.)

Material Relacionado:

Nuestra tarea es adherirnos al superior

Una lección sobre la fisiología del alma

El leal mensajero del creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: