Tu alma camino de Biná

Pregunta: A pesar de que usted sigue tratando de explicarnos, tan meticulosamente, la mecánica de los mundos espirituales descritos en el Talmud Eser Sefirot (El Estudio de las Diez Sefirot), todavía no entiendo nada. ¿Por qué?

Respuesta: No puedo ser meticuloso porque hay demasiados detalles en ello, los cuales no eres capaz de recordar. La persona recuerda lo que siente, y no los datos mecánicos. Sólo si traduce estos datos en impresiones, podrá recordarlos. Aunque la memoria parece formar parte de la mente, en realidad, es la experiencia sensorial la que se conserva en las células de ésta.

Supongamos que introduzco cierta información en el ordenador; estos datos son el resultado de mis experiencias sensoriales, ya que mi esencia está basada en los sentimientos. Dichos sentimientos perciben el bien y el mal en multitud de formas. Cuando meto esta información en la memoria, le estoy adjudicando una definición a mi impresión; si yo no actúo así, la información no quedará grabada.

Tengo que asignar un lugar específico para esto en mi memoria, darle un título y una definición. Es similar a la forma en la que especificamos una dirección completa, a través de muchas “barras”, cuando estamos manejando un enlace de una página de Internet. De esta misma manera se forma la “dirección” en nuestra memoria; a pesar de que dicha memoria es “mecánica”, es capaz de registrar impresiones. Por ejemplo, si me pongo a recordar un acontecimiento de hace muchos años, podré, de repente, experimentar sentimientos ya olvidados, a través de la evocación de olores, sonidos, etc.

Por lo tanto, si nunca hemos sentido el mundo espiritual, no podemos recordar la información que contiene. Esta es la razón por la que Baal HaSulam se enfadó tanto cuando conoció a los “cabalistas de Jerusalén” quienes practicaban la memorización mecánica de la teoría de la Cabalá, pensando que eso era suficiente para tener éxito. Ése no es nuestro camino. Nosotros estudiamos el Talmud Eser Sefirot, pero no evaluamos nuestro avance espiritual en función de cuánto conocimiento hemos adquirido sino en función de ¡cuánto sentimos!

¿Cómo pretendes conocer las palabras si no las sientes? Está escrito: “Comprueba lo maravilloso que es el Creador” ¿Sabe la persona lo que significan estas palabras? ¿Alguna vez ha sentido su significado? Si no es así, entonces, su conocimiento no sirve para nada. ¡Estamos estudiando con el fin de atraer la Luz que Reforma! Nuestro deseo, tal como se describe en El Libro del Zohar y el Talmud Eser Sefirot, nos da la oportunidad de conectarnos con el material.

Pero, no entendemos lo que significa que Zeir Anpin se está quedando dormido o está ascendiendo con MAN a Biná; para nosotros, por ahora, no son más que palabras. Por lo tanto, por el momento, la Cabalá entera es para nosotros una ciencia vacía pero, nos proporciona la base del deseo, su preparación y la causa de su revelación. ¡Deseo conocer dicha ciencia, ya que en sus textos todo está hablando de mí y de lo que está sucediendo dentro de mi alma!

¿Quién está ascendiendo desde Maljut a Zeir Anpin y Biná? ¡Mi alma sube, recibe allí llenado y vuelve a bajar! Todas estas acciones se están produciendo en mí en este mismo instante pero, yo no las siento. ¿Deseo sentir, finalmente, cómo son? ¿Por qué, de repente, tengo tanta ansia por sentirlo? Se debe a mis genes espirituales, mis Reshimot, que se han despertado.

(22845 – De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá del 7 de octubre 2010, Talmud Eser Sefirot.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta