Unificando dos mundos dentro de ti

Mientras más avanzamos, más confuso e impredecible se vuelve el mundo. Vemos la presencia de un proceso, pero no entendemos a donde lleva.

Los estudios nos muestran que nuestra realidad está situada en una cualidad: el deseo de recibir o disfrutar. Todos los cálculos en todos los niveles son conducidos sólo en base a la ganancia personal. Incluso el otorgamiento es usado con el objetivo de recibir. Carecemos de la energía para una acción que no esté dirigida a nuestro propio beneficio. ¿Entonces qué debemos hacer?

Los Cabalistas nos dicen que hay otra realidad, opuesta que está gobernada por una fuerza omnipresente de creación. Podemos llamarle Naturaleza o el Creador; es lo mismo. Estamos hablando de una cualidad universal, absoluta de otorgamiento. Podemos elevarnos del grado de recepción al grado de otorgamiento sólo con la ayuda de esta fuerza global que lo incluye todo y que creó la realidad. Podemos evocar una influencia sobre nosotros a través de nuestras acciones de manera que esta fuerza cambie nuestra naturaleza.

Esas acciones son simples: Tratamos de unirnos, de imaginarnos en otorgamiento mutuo, y junto con esto, estudiamos las leyes de la realidad que está por completo oculta de nosotros. Debido a nuestros esfuerzos y los estudios, en apariencia nos acercamos a la cualidad de otorgamiento o, por el contrario, la atraemos para que nos influya y nos cambie.

Al hacerlo, evocamos la unión de cualidades mientras nos balanceamos en las olas de las sensaciones alternantes. Algunas veces, nos sentimos bien de lograr la cercanía al otorgamiento  y ver que estamos avanzando. En otros momentos, al contrario, no nos sentimos bien por esto.

Así es como caminamos: algunas veces con el pie derecho. Algunas con el izquierdo, algunas veces con el aumento del otorgamiento, y otras veces, con el aumento de la recepción. Si no abandonamos el método, la recepción se nos revela hasta el punto del odio, y el amor es revelado por encima de este más y más hasta que todo el mal que es inculcado en nosotros y toda la bondad que podemos atraer de la cualidad de otorgamiento son revelados.

Entonces, creamos la combinación correcta de esas cualidades: la línea media. Unificamos dos mundos dentro de nosotros y existimos en ambos, elevando constantemente la fuerza de otorgamiento sobre la fuerza de recepción. Esto es llamado “recibir por el beneficio del otorgamiento mutuo”.

(24171 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de octubre 2010 – Aquel que fortalece su corazón.)

Material Relacionado:

El negocio no es un obstáculo para la corrección

Acerca del amor y el odio

Ocultación y revelación del rostro del señor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: