Viviendo en intención

El Creador nos envía molestias, problemas, y todo tipo de cosas desagradables, mientras que nosotros debemos discernir la buena intención y el amor paternal que esto contiene. El Creador es bueno y hace el bien a buenos y malos.

Él no nos divide entre buenos y malos ya que Él nos creo de esta manera. Sin embargo, cada uno de nosotros percibe el trato del Creador a nosotros (su vida) en su propia forma. No importa lo que nos pase en la vida, tenernos que construir una actitud hacia Él en respuesta, “Todo viene de Él que es Bueno y hace el bien,” y todo viene de “No hay nadie más aparte de Él.” Una persona tiene que ascender por encima de la sensación de “dulce y amargo” a la apreciación de “verdadero y falso.”

La verdad es que todo incluyendo lo dulce y amargo, viene de una única Fuerza y todo esto es para mi propio bien, por el bien de la verdad. Las sensaciones de dulce y amargo me fueron dadas con el fin de que aspire hacia la verdad por encima de lo amargo.

Es así como aprendemos a aspirar a la Fuerza Superior, entenderla, sentirla dentro de nuestras propias cualidades y sentir como se relaciona con nosotros, lo que nos trae, y lo que quiere de nosotros. La respuesta es que esta Fuerza quiere que tengamos fe por encima de la razón, lealtad, y otorgamiento por encima de cualquier tipo de recepción y por encima de toda sensación. Al final de cuentas nos demanda que ascendamos por encima de la sensación de “dulce y amargo” a la intención de “verdadero y falso.”

Después reconocemos esta Fuerza y empezamos a entender su meta: quiere que en realidad nos relacionemos a todo de acuerdo a nuestra intención por sí sola, en lugar de nuestra sensación. Es así como revelamos un nuevo sentido –La Luz ReflejaJassadim, fe por encima de la razón. En este sentido empezamos a discernir al Creador, quien nos envía todos los sentimientos y situaciones, mientras nosotros tenemos que ascender por encima de estas construyendo nuestra actitud hacia Él por encima de todas las sensaciones.

Se hace evidente para nosotros que todo nuestro trabajo es hecho por encima del egoísmo, por encima de las sensaciones que el Creador crea en nuestro deseo egoísta. Y todo esto es necesario solamente con el fin de que desarrollemos nuestra intención de otorgamiento, “verdadero,” más y más. Viviremos en esta intención y sentiremos placer dentro de esta mientras aspiremos hacia todo fuera de nosotros mismos, hacia el otorgamiento, hacia el prójimo y el Creador.

(23562 – De la Primera Parte de la Lección Diaria de Cabalá del 14 de octubre de 2010, Y se sentó Jacob en la tierra donde su padre moraba.)

Material Relacionado:

Justicia absoluta en la vida de un alma

Una intención sin intención

Purificando la intención

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta