Yo soy el Primero y Yo soy el Último

Siempre deberíamos hacer una revisión pragmática y realista sin ninguna ilusión para ver lo que alimenta a nuestros deseos y lo que significa que los tenemos a nuestra disposición, mientras somos conscientes de su naturaleza defectuosa y habilidad para ser corregidos. Cuando tenemos esta actitud hacia la realidad, descubrimos que estamos entre dos bases: “Yo soy el primero y yo soy el último,” y en la mitad tenemos la oportunidad de de hacer  una elección libre: atraer la fuerza de corrección.

La atraemos de acuerdo al principio “Haremos y escucharemos” o en otras palabras, nos unimos al grupo y durante el estudio, con el fin de evocar la Luz que Reforma. Por lo tanto descubrimos que todos nuestros estados están programados desde Arriba desde el principio, desde el plan de la creación, desde la adhesión que está planeada para el futuro. La Luz causa estos estados para alcanzar nuestro deseo por el placer y actuar dentro de este en un orden específico, de lo fácil a lo difícil. Sin embargo, siempre tenemos la oportunidad de elegir.

A veces se oculta de nosotros que” No hay nada aparte de Él”.  A veces nos encontramos incluso en total ocultación, mientras que otras veces elegimos este ocultamiento para nosotros mismos. Es así como avanzamos: de Él que es el primero, por medio de nosotros, y hacia Él que es el último.

Al mismo tiempo tenemos que entender que todo toma lugar solamente dentro de la conexión o unión de las almas. Es decir donde ocurrió el rompimiento, y es también en donde el Creador despierta las Reshimot apropiadas. Tenemos que apuntar nuestra corrección solamente a este lugar de desconexión, con el fin de revelar la unidad precisamente allí.

Por lo tanto, siempre estoy haciendo un trabajo práctico, tratando de unirme con los amigos y evocando la unidad general. De tal modo yo me atraigo a mí y a todo el mundo hacia la bondad. El primer impulso hacia esto me fue dado por el Creador, pero después, la Luz viene y realiza la acción a la medida en que yo hago los esfuerzos revelando el Primero y el Último en el mismo punto de unidad que alcanzamos.

Resulta que la meta de nuestros esfuerzos es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y el último paso en este camino nos eleva al nivel de amor por el Creador. Amor por los otros es la preparación del Kli, mientras que el amor por el Creador significa que El viene al Último y completa la acción.

(24414 – De la Primera parte de la Lección Diaria de Cabalá del 21 de octubre de 2010, Yo soy el Primero y Yo soy el Ultimo.)

Material Relacionado:

Haremos y escucharemos

Y me vere a mi mismo en todas partes

Iniciar un dialogo con el creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta