“El lugar” en donde el Creador y Yo nos encontramos.

Pregunta: ¿De dónde viene la plegaria para nuestra unión y corrección? ¿Cómo empiezo a pedir por ello?

Respuesta: Lloramos y rogamos por la corrección, pero esto es un pretexto y una mentira.  Nosotros, no nos damos cuenta que son tan sólo palabras.

Sin embargo, si yo estoy trabajando en el grupo y permito que me influya, entonces estoy ejercitando mi libre albedrio, entonces el grupo me transfiere su entusiasmo y me motiva hacia la espiritualidad. En ese punto, no es una mentira puesto que estoy siendo inspirado por los amigos. A pesar que intento conectarme con el grupo de forma artificial, cuando ellos trabajan conmigo, yo empiezo a tomarlo seriamente.

De esta forma estoy hecho: Soy una partícula en el sistema colectivo que ha estado funcionando desde el inicio de la creación. Es por esto que no puedo escaparme de ser influenciado por el ambiente, por más que intente.

Sin embargo, en este caso, mi deseo fue de ser influenciado por los amigos, y he realizado esfuerzos para lograrlo. Si ahora me dirijo al Creador con el deseo de recibir del grupo, empezaré inmediatamente a recibir una respuesta del grupo. Después de todo, este deseo tiene una naturaleza única: la voluntad de unirse.

Cuando intento unirme con ellos por mi cuenta o lloro al Creador para que se me conceda este deseo, es una demanda falsa. No es considerado una verdadera demanda (MAN o Mayin Nukvin, Aguas Femeninas), es una mentira. Aunque también es beneficioso, porque finalmente veo que no funciona.

No obstante, cuando me dirijo al grupo, exaltándolo y reduciendo mi propia importancia ante él, recibo un nuevo deseo de él, un pedido para que pueda elevarme al Creador, esto es llamado MAN. Como resultado, habrá una respuesta desde Arriba llamada MAD (Mayin Duchrin, Aguas Masculinas), que realmente me conectara con el grupo, y ahí, adentro encontraré al Creador.

En la medida que yo contribuya al grupo con mi petición propia, en esa medida, el Creador se me será revelado. Sin embargo, ninguna acción o deseo altruista puede venir directamente de mí.

El grupo se encuentra entre mi persona y el Creador, y nos encontramos en su interior. Elevo mi plegaria al Creador a través del grupo. En respuesta, Él canaliza la respuesta a través del grupo, con la ayuda que ahora me permite elevarme el grupo y encontrar al Creador en él.

Entre el Creador y yo, debe haber un grupo. Es por eso que es llamado el “lugar” porque el Creador se encuentra ahí. Él y yo nos encontramos.

(27184-  De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de noviembre del 2010, Beit Shaar HaKavanot)

Material Relacionado:

El nacimiento físico y el nacimiento espiritual

El “estimulador” es la espiritualidad

¿Cómo funciona nuestro “tamagotchi” espiritual?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta