entradas en '' categoría

El Creador será quien se revele en el grupo

Pregunta: ¿Si siento alejamiento de algún amigo o tal vez el amigo parece más distante de mí, puedo decir que lo mismo sucede conmigo con respecto al Creador? ¿Qué puedo hacer en tal situación?

Respuesta: Los estados pueden ser distintos; por lo tanto, si estás hablando acerca de un amigo, el paralelismo con el Creador es posible, pero no en todos los casos. Aquí sucede algo adicional: cuánto aprecio al grupo y a la meta que estamos revelando entre los amigos. Después de todo, el grupo, el propósito y el Creador son uno

Solamente el grupo es la vasija, el deseo (Kli), mientras que el Creador, el atributo de otorgamiento es la Luz que llena este deseo, manifestándose en el deseo en la medida de su equivalencia mutua. A la larga, la vasija y la Luz se vuelven totalmente equivalentes al lograr la propiedad del otorgamiento mutuo y la unidad; se volverán inseparables.

Por lo tanto, uno debe dar al grupo más importancia que al Creador. El grupo es un medio, sin el cual no podemos alcanzar al Creador; y en esta etapa lo más importante es el medio. Rabash nos da el ejemplo del oscuro empleado de gobierno, del cual dependo más que del gobierno entero: mientras los ministros se encuentran ocupados con los asuntos de estado, el empleado toma decisiones específicas a mi caso, ya sea aprobando o rechazando.

El Grupo es la asamblea de nuestros pequeños deseos, luchando por revelar al Creador, que es el atributo de otorgamiento. De una vez por todas tengo que decidir: no puedo ir con el Creador por mi cuenta. Mi mensaje se transmite solamente a través el grupo; y en cuanto al Creador, no sé quién es Él, pero Él será el que se revele dentro del grupo.

(26123 De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 5 de noviembre 2010 – Los escritos de Rabash.)

En los brazos de El Creador

Pregunta: ¿Vivir durante la última generación es una responsabilidad enorme y seria?

Respuesta: Por el contrario, vivir durante la última generación no es una responsabilidad muy seria, ¡la vida es muy buena y fácil! Todo el mundo cuida de mí, todo está bien, estoy rodeado por el amor de todos mis amigos, y el Creador otorga el bien sobre mí a través de ellos.

La revelación del rostro del Creador significa que la vida comienza a funcionar, me vuelvo más saludable, los problemas desaparecen, y me siento bien y cómodo. Y veo al resto del mundo que me rodea de la misma manera: ¡veo que todos gozan una buena vida! Veo todo el Mundo Superior revelado ante mí y es eterno.

Ya no cuento los momentos de mi vida que me fueron dados hasta el día que me muera sin saber lo que me va a pasar mañana, sino que se disuelven en el Mundo del Infinito. Entonces, ¿por qué debo esperar que esto me traiga problemas? ¡No hay mal en el mundo! ¡Me conecto al bien! Y esto es exactamente lo que queremos lograr en nuestra convención, por lo que tendrá una buena influencia constante en nosotros.

Todas las preocupaciones y expectativas sobre las dificultades necesitan ser borradas y desechadas, ¡porque nada de esto existe! En el momento en que te conectas con tus amigos y deseas revelar al Creador, en esta conexión, caes en la mejor influencia posible de la Fuente de todo lo bueno. No hay otra fuerza aparte de esta que pueda influirnos.

A través del grupo te conectas a la fuente de energía más fuerte y más amable. Sólo tienes que seguir fortaleciendo esta conexión por encima de todos los obstáculos, y ¡eso es todo! Vamos a tratar de hacer esto durante los tres días de la convención, y veremos que toda la vida puede ser organizada y dispuesta de esta manera. Adquieres una fuerza excepcional a través de esta conexión, que te permite lograr el éxito en cualquier cosa que hagas en la vida. Pero esto sólo puede ocurrir con una condición: que quieras estar conectado con esta fuerza, ya que determina todas las acciones y eventos en nuestro mundo.

Y lo revelarás clara y totalmente. Te sentirás como un niño, tomando de la mano a un adulto y llevándole a cualquier lugar que quieras. Como un niño pequeño, que toma a su madre o su padre de la mano y tira de ellos para que hagan por él lo que él mismo no puede hacer. Y harás lo mismo con el Creador: ¡Él lo quiere!

¡Esperemos que seamos capaces de lograr que Él nos tome en Sus brazos y nos ayude a hacer todo lo que tenemos que hacer!

(De la parte cuarta parte de la Lección Diaria de Cabalá del 7 de noviembre 2010 –  Baal HaSulam, La Última Generación.)

Del odio a la perfección

Pregunta: ¿Por qué necesitamos el odio?

Respuesta: Mientras no esté familiarizado contigo, no hay inclusión mutua entre nosotros, la conexión entre nosotros no se ha revelado, y no siento odio hacia ti. Puedes vivir en algún lugar de Alaska, y no eres asunto mío. Sin embargo, cuanto más cercano estés de mi, más entras en mi campo de visión.

Si eres mi vecino, te observo cuidadosamente. Dejaste basura ayer en algún lugar,  hubo mucho ruido en tu apartamento, y así más cosas. De este modo, revelamos cuán conectados estamos entre nosotros. Sin embargo, todos somos egoístas. Por lo tanto, nuestro ego, sumado a la conexión entre nosotros hace nacer el odio.

Pregunta: ¿Pero cuando desaparecerá este odio?

Respuesta: ¡No desaparecerá! No tenemos adonde ir, ningún lugar adonde huir de los demás. ¡Este es el problema! Necesitamos alcanzar paz y acuerdo entre nosotros por encima del odio, sin destruirlo, sino elevándonos por encima de él. Esto constituye el logro de la perfección, como está escrito: “¡Todos los pecados serán cubiertos por el amor!” La palabra, “Shalom” en hebreo significa perfección (Shelmut).

(Del programa Cabalá para principiantes el 27 de octubre 2010.)

 

Ser una fuente para satisfacer a otros

Hoy el mundo se ha vuelto global, y todos están conectados a los demás como un sistema único.  Es por eso que la alegría solo es posible cuando yo estoy seguro que los demás están satisfechos.

Si todos se sienten bien, yo me sentiré bien también. De lo contrario algo inesperado puede suceder en cualquier momento, y nadie tendrá un sentido de confianza o seguridad.  

El mundo se ha tornado amenazador y hostil, y es solamente posible alcanzar la felicidad bajo la condición de unidad; esto es lo que llamamos alegría por las buenas acciones o los actos de otorgamiento. Si yo estoy seguro que estoy proporcionando satisfacción a otras personas, entonces ellos tendrán un  interés egoísta en mí. Yo soy la fuente de su satisfacción, y esto me da un sentimiento de confianza de que yo estaré bien. Yo me llenaré a mí mismo y también llenaré a los demás.

(Del  programa, Cábala Para Principiantes, el 28 den octubre 2010  – Felicidad)