Ascendiendo al primer nivel

En la espiritualidad, si no recorres todo el camino, entonces no estás trabajando con tu deseo completo. Así que esta no tiene relación con tu progreso espiritual. Sin embargo, no sabes ni donde termina “todo el camino”, lo que es el máximo. Sólo puedes imaginarlo de alguna manera.

Por lo tanto, hemos alcanzado un estado en el que deseamos revelar completamente el mundo espiritual, todo lo que podía sólo imaginar. Con esta intención máxima llegamos a la Convención. Queríamos esto y nada menos, así que el “cielo sería revelado.”

¿Pero que se nos reveló en su lugar? ¡Cuán incapaces internamente somos de llegar siquiera una pulgada más cerca de esto! No podemos aceptar la necesidad de unirnos, de cancelarnos a nosotros mismos.

Tan pronto como comenzamos a hablar sobre la conexión entre nosotros y el trabajo interior que tenemos que hacer, nuestro deseo se enfrió de inmediato. ¡No estamos listos para alcanzar el mundo espiritual con ese precio!

Esto significa que  malentendimos el Mundo Superior y no nos dimos cuenta que era la cualidad de otorgamiento por encima de nuestro egoísmo. Sin embargo, sentimos esta necesidad. Después de tres días llenos de muchas acciones internas, salimos decepcionados. Y esta decepción viene del hecho de que somos incapaces y no deseamos alcanzar la verdadera espiritualidad. Deseamos permanecer en nuestra definición de espiritualidad como algo que es simplemente bueno, eterno, y agradable en nuestros actuales deseos egoístas.

¿Qué revelamos? Fue la línea izquierda, nuestra propia inclinación al mal, el hecho de que deseamos recibir la espiritualidad dentro de nuestros deseos egoístas al igual que en el mundo material. ¿Por qué no lo recibimos? Es porque no es necesario recibir nada en la espiritualidad. Está abierto. Si quieres dar, entonces adelante. Todo está permitido y todo es posible.  Nadie puede robarte eso.

En otras palabras, dentro de nuestro ego revelamos que nuestra definición de espiritualidad era incorrecta. ¡Y esto se nos revelará a nosotros en todos los 125 niveles! Ahora no vemos todavía que nuestra naturaleza es opuesta a la naturaleza espiritual, que somos incapaces de alcanzarla, y que nos queda una sola oportunidad: sólo llorar al Creador, para pedirLe. Esto ya es la línea correcta. Tenemos que elevarnos por encima de nosotros mismos y la línea media saldrá de eso.
Sin embargo, hemos logrado un gran trabajo. La desesperación que se apoderó de nosotros, el dolor y futilidad que se revelaron en nosotros nos revelaron la incapacidad de alcanzar el mundo espiritual dentro de nuestros deseos egoístas. En esencia, pedíamos que se revelara la espiritualidad precisamente dentro de estos deseos, en lugar de que lo hiciera en los deseos de otorgar. Ahora, después de haber hecho el mal, entraremos en la línea derecha, nos corregiremos, y alcanzaremos la línea media.

Por lo tanto, lo que logramos en la Convención es un gran alcance. En realidad ya es el comienzo del camino espiritual. Esto nunca había sucedido a tan gran escala y en el gran egoísmo de la última generación. Baal HaSulam escribe, “Estoy feliz por los pecadores que se revelan porque la razón de ello es la “santidad del día. “‘

Una gran Luz tenía que verter de Arriba para mostrarnos que no lo deseamos mucho y lo incapaces que somos, lo opuestos que somos a la espiritualidad, hasta qué grado no queremos pensar en la unidad y el amor entre nosotros. Todo eso es “la santidad del día” porque nos unimos y sin embargo deseamos ascender espiritualmente con respecto a algo.

Revelamos el grado o deseo por encima del cual tenemos que ascender. Sin embargo, por ahora somos incapaces de hacerlo, pero tenemos que hacerlo para ascender al primer grado de la escalera espiritual.

Es por eso que estoy muy contento con los resultados de la Convención y tengo grandes esperanzas de que en un futuro cercano revelemos las tres líneas y la línea media.

(26442 – De la porción semanal de la Torá del 12 de noviembre 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: