Condimenta tu deseo

Pregunta: ¿Por qué comenzamos el trabajo en la Torá y los mandamientos con la intención egoísta de Lo Lishmá (no por Su Nombre)?
Respuesta: Nuestra materia es la inclinación al mal. Es descrita como “Yo creé la inclinación malvada, y creé la Torá como una especia.” Resulta que la inclinación malvada es cubierta con algún tipo de condimento, como en una crema. La Torá porta la Luz Circundante (ohr Makif) que “barniza” nuestra materia y la regresa a la Fuente. En otras palabras, la Torá es la Luz que corrije la intención y la re-dirije de apuntar hacia el beneficio personal hacia apuntar al beneficio de otros.

La “inclinación malvada” es el deseo que apunta hacia el mal, es decir el beneficio personal. La Luz llega y la convierte en la “buena inclinación” o deseo que apunta hacia el bien, el beneficio de otros.

Así, la Torá se convierte en una “especia” ya que añade sólo un “toque” y condimenta la voluntad de recibir con la intención correcta. Previamente, la estabas empleando para dañar, y ahora la estás usando para hacer el bien. Y con respecto a los mandamientos, son acciones a través de las cuales realizas la meta a manera de hacer tu deseo similar al Creador.

Existe una cadena de acciones una tras otra en pequeñas dosis, desplegándose dentro de ti. Las llevas a cabo de manera que al final, todos tus deseos estaban dirigidos a otorgar. Así de hecho tú, en realidad, llevas a cabo los “mandamientos” o las órdenes del Creador (tus correcciones internas).

[25876 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 4 de noviembre 2010 – Cuál es el fundamento sobre el cual está construida la santidad.) 

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: