Cuando caiga el muro entre nosotros

Estás revelando el mal que no te permite ingresar en el mundo espiritual como un muro que se ubica frente a ti. Asimismo, no puedes atravesarlo solo, únicamente en la unidad.

Para hacerlo, tenemos que unirnos en un grupo, lo cual es la única acción libre que podemos realizar. Una vez que estamos unidos, debemos atraer el poder del Creador hasta nosotros y derribar el muro con él.

Ahora me encuentro delante del mismo muro egoísta, pero ya no estoy solo; estoy con otros puntos en el corazón que se conectan y se llaman “el grupo cabalístico”. Es una fuerza enorme que fácilmente puede derribar el muro. Revelamos al Creador dentro de nuestra conexión porque sin el Creador, somos incapaces de conectarnos.

Le pido al Creador y Él me conecta con los demás. Los otros le piden al Creador lo mismo y ellos también se conectan. Con esto introducimos la fuerza del Creador entre nosotros. Él nos une, y con la misma fuerza derribamos el muro. Se debe a que el muro no se encuentra fuera de nosotros, sino entre nosotros. Al trabajar con nuestra conexión con los demás, básicamente estamos preparándonos para atravesarlo.

¿Qué significa que el pueblo de Israel salió de Egipto? Se unieron con tal fuerza que el muro se colapsó; ascendieron por encima de su egoísmo, Eso es lo que quiere decir la salida de Egipto.

No existen muros exteriores. El muro se revela para mostrarnos que no queremos conectarnos entre nosotros; es una revelación del muro entre nosotros. Ahora, traemos al Creador para que lo derrumbe. Esto es todo, no se requiere de nada más.

Debemos continuar sin ser demasiado listos. Nuestro trabajo principal se hace en ocultamiento, inconscientemente; es el período de preparación. Por lo tanto es importante seguir la metodología incluso si no la entendemos plenamente, como un niño que no entiende que está creciendo. El muro se encuentra entre nosotros y nuestra única acción libre es dirigirla en contra de éste.

La persona puede trabajar en esta conexión incluso si ve las lecciones en casa en la TV porque nuestra conexión no es física; no nos conectamos unos con otros con grilletes de hierro o cadenas, sólo con el deseo interno. Por lo tanto, aunque te encuentres lejos de un centro, puedes unirte como si estuvieras allí mismo. La distancia no importa, es sólo el deseo y la devoción a la meta.

La misma pared que sentimos entre nosotros ahora se convertirá en el pegamento que nos unirá al final. El mismo Faraón, de pié ante nosotros, se transformará en el Creador. Esto quiere decir que corremos del Faraón y llegamos a la revelación del Creador.

No nos movemos de aquí; todo se realiza dentro del grupo, pero en lugar de sentir el rompimiento y el rechazo, revelamos el pegamento y la conexión. Es puramente un problema psicológico que tenemos que vencer y las dificultades se convertirán en el poder de conexión, el ángel de la muerte será el ángel de la santidad y la tumba el útero materno.

(26728 – De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de noviembre 2010, La esencia de la religión y su propósito.)

Material relacionado:

La revelación sucede en medio de una gran nube de dudas.

Destapar las arterias espirituales

El comienzo del ascenso en la práctica

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: