“Desde mi carne veré al Creador”

El Zohar, Introducción al Zohar, Capítulo BeLaila De Kala (La noche de la novia), Ítem 130: Y la corrección del fundamento (Yesod) es la circuncisión. Por lo tanto, la señal del pacto se llama, “La obra de nuestras manos”, pues nosotros retiramos el prepucio de Yesod (el fundamento) y este es el trabajo de nuestras manos, Sin embargo, esto es sólo antes del final de la corrección. 

Hasta el final de la corrección (Gmar Tikun) operamos dentro de las diez Sefirot de nuestra alma. En primer lugar, debemos cortar Maljut, es decir, excluir de la operación el deseo que no puede ser corregido. Por otra parte, cortamos deseos hasta Yesod, y sólo trabajamos con aquellos Kelim que estaban encima de él, en la medida de nuestra capacidad para incorporarlos a Bina.

Esta es la “unión de la circuncisión”: Desactivamos los deseos que no pueden ser usados hasta Gmar Tikun. Sólo pueden ser corregidos al final de la corrección. Pero, podemos recibir Luz por el bien de otorgar en todos los otros Kelim (vasijas) de Keter a Yesod.

… como se ha dicho, “Y con mi propia carne veré a Dios”. Literalmente con mi propia carne, pues todas las veces que un hombre es inscrito en esta sagrada inscripción, de esta señal, él ve al Creador desde dentro de él, literalmente desde dentro de él,

 “Desde mi carne” se refiere a los Kelim de recepción. Los Kelim de otorgamiento están situados por encima, hasta la mitad de Tifferet, y los Kelim de recepción que son llamados “carne” y “piel” se encuentran debajo de ellos.

Sólo es posible ver al Creador, que es la Luz de Jojma (Sabiduría), en los Kelim de recepción, pero sólo en el nivel de la “carne” (Basar). Ni siquiera tocamos la “piel”. En otras palabras, nos detenemos en el tercer estado (carne, o Bejina Gimel), y no nos involucramos en la cuarta etapa (piel, Bejina Dalet).

(26792 – De la primera parte de la Lección Diaria de Cabalá del 17 de noviembre – Hakdama, Laila de Kala, La noche de la novia)

Material Relacionado:

La Unión de los corazones es la unión de Biná y Maljut

La Saga familiar en Diez Sefirot.

Cuando el Creador atestigua

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: