El efecto de la masa crítica

Pregunta: ¿Cómo podemos superar las barreras psicológicas que nos restringen de la unidad en la Convención?

Respuesta: La Convención no es sólo un grupo pequeño o grande, sino la unidad que es obligada por la fuerza común. Es posible ganar por cantidad o por calidad. Después de alcanzar un cierto nivel cuantitativo, la masa se convierte en el factor determinante. No importa cuán débiles son las personas y lo poco que entienden, y aun si realmente no están de acuerdo unos con otros, si se unen, entonces, cada persona es influenciada por la masa. El siente la fuerza que proviene de la cantidad, y se convierte en la calidad que le influye.

Cuando estoy entre 7000 personas que son inspiradas por la meta, estoy conectado con ellos porque estamos juntos en el sistema común de las almas. Por lo tanto, a pesar de mi deseo, ellos me influyen.

La unidad entre un gran número de personas en la Convención crea una presión que comienza a trabajar por su propia cuenta. Al incluirse en esta unidad, una persona está bajo el poder de la sociedad y por lo tanto no tiene que trabajar en rebajarse a sí mismo en relación con el medio ambiente. Él simplemente se une a todos en un deseo. Incluso si este deseo no es del todo claro para él, la meta común lo une con otras personas y maquilla los desacuerdos, los conflictos y la falta de entendimiento.

Así es como opera la cantidad, que absorbe todos los problemas de unidad. Entonces, dependiendo de la fuerza de nuestra unidad, sentiremos la Luz Superior. Está contenida dentro de la conexión entre nosotros, es el único lugar donde tenemos que revelarla. El Kli unificado existe en todos los niveles con todas las Luces llenando el deseo como una escalera ya lista. Por lo tanto, todo depende sólo de si estoy incluido en este grado o no. Si yo estoy listo para unirme con la fuerza de un grado en particular, entonces me incluyo en ello como si entrara por una puerta, y por lo tanto siento el mundo espiritual: la unidad común, la Luz que llena a todos, el Creador. Al grado que yo  gano conciencia, veo el mundo de punta a punta, viendo el Mundo del Infinito en el primer grado de los 125 grados.

[26223]De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 5 de noviembre 2010 – Escritos de Rabash.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: