El Zohar acerca de la Ley del Sistema Integral

El Zohar, Capítulo, Tzav (Orden), Ítem 39: … ya que Maljut fue tomada de ZA y fue construida en un Partzuf completo. De ello se deduce que ZA carece de la Sefirá de Maljut, y como generalmente es carente de la Maljut, carece de ella en cada uno de sus elementos, ya que cada Sefira particular consiste sólo de nueve Sefirot, y no de diez. Por lo tanto, cuando la Maljut se eleva y se une a ZA, complementa cada uno de sus elementos en las diez Sefirot, complementando cada uno de sus órganos.

Esta es la ley del sistema integral. Al completar cualquier parte pequeña del sistema, completamos todas sus partes. Todas las Sefirot particulares de Maljut están interconectadas al igual que lo están todas las Sefirot de Bina, Zeir Anpin, y Jojmá. Esto se debe a que todas las Sefirot provienen de la estructura general del Infinito: Keter, Jojmá, Bina, Zeir Anpin y Maljut, o el punto de la letra Yod, Yod, la Hei superior, Vav y la Hei inferior. No hay nada aparte de esta estructura.

Todos los niveles y mundos, que parecen haberse expandido del Infinito hacia abajo hasta este mundo, son la misma estructura del Infinito a la que no podemos acercarnos correctamente al 100% en su forma auténtica. Por lo tanto se nos ha dado la oportunidad de corregir la misma estructura en una forma disminuida, en un menor grado.

 Por lo tanto, siempre completamos las mismas Sefirot. Todas las Maljut en todos los mundos vienen de una Maljut del Infinito en todas sus Sefirot particulares, que a su vez se dividen en sus Sefirot particulares y así sucesivamente. Todas sus Maljut pertenecen a la misma Maljut del Infinito. Todos los Zeir Anpin pertenecen a Zeir Anpin del Infinito. Lo mismo es cierto para Bina – todas las Binas pertenecen a la Bina del Infinito, y lo mismo las Jojmas pertenecen a Jojma del Infinito.

En cualquier lugar, cualquier Sefira y cualquier calidad están conectadas a su fuente. Y a pesar de que todas las Sefirot están interconectadas en diez Sefirot, siempre hay una conexión entre las partes con el mismo nombre.

 Entonces las Luces se expanden desde Arriba hacia abajo a través de diez Sefirot, desde Keter a Jojma, Bina, Zeir Anpin y Maljut, o en la dirección contraria, ascendiendo de abajo hacia arriba a través de la Luz Reflejada. Pero a medida que la Luz pasa a través de este pasillo, siempre alcanza la Sefira destinada para ello, entrándola en ella y llenándola con la Luz necesaria desde el mismo lugar de donde viene en el Infinito.

 Si deseo llenar una cualidad específica, tengo que relacionarla con la misma calidad, deseo y Luz, y así es como yo la lleno. Hay un aspecto del paso de la Luz, de acuerdo a las pantallas, la difusión de Yod-Hey-Vav-Hei de Arriba hacia abajo o de abajo hacia Arriba, y hay un aspecto del carácter de las Sefirot. Por lo tanto, un “oído”, por ejemplo, no puede recibir la Luz destinada al “ojo” o llevar a cabo su función. Una pantalla sobre un deseo específico puede llevar a cabo una función especial que corresponde precisamente a ese deseo.

 Resulta que en cualquier caso, hay una división muy precisa en HaVaYaH y tres líneas, de acuerdo con su fuente en el Infinito: las cuatro letras HaVaYaH (Yod-Vav-Hei-Hei).

(De la segunda parte de la Lección Diaria de Cabalá del 18 de noviembre 2010 – El Zohar.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta