En donde rige el “desgobierno”.

Rabash, Articulo 298: “La Inclusión de los Atributos de Misericordia y Juicio”: Durante un descenso, mientras uno está siendo superado por el deseo de recibir placer, uno no tiene alternativa. Cuando sin embargo, el deseo de otorgar lo gobierna, él no necesita escoger. Por tanto, su única libertad se encuentra en decidir lo que va a gobernar sobre él: la propiedad del juicio o la propiedad de la misericordia.

Un alma está construida por diez Sefirás. Desde Kéter hasta el tercio superior de Tifferet, esto es gobernado por Biná, el deseo de otorgar, y desde el tercio inferior de Tifferet gobernado por Maljut, el deseo de recibir. Sólo en el tercio medio de Tifferet rige el “desgobierno”: Ese es el lugar que no está sujeto ni al otorgamiento ni a la recepción.

Ciertamente, algunas veces, una persona no puede decidir qué dirección tomar: Sus pensamientos y deseos no están inclinados hacia ningún lado. Ese es el lugar para escoger. Mientras tanto, usualmente estamos distraídos y no pensamos acerca de algo específico. Tanto el tiempo como la vida continúan.

Soy despertado por el llamado del punto en el corazón y me dirijo al grupo. Ahora, debo establecer una conexión correcta entre ellos para que el grupo me afecte y yo al grupo. Como resultado, yo llenaré mis estados libres, con el poder del grupo que yo he escogido.

Al completarme y llenarme con el poder del grupo, adquiero un Kli (vasija) en la que recibo la Luz. Yo bajo mi cabeza ante el grupo y en respuesta recibo dos cosas de ellos: 1. Un deseo inmenso de todos los puntos del corazón de los amigos. 2. Una pantalla (Masaj) o conciencia de la importancia de trabajar por el bien del otorgamiento. Entonces, a través del grupo, yo atraigo la Luz que Reforma, la Luz Circundante (Or Makif), que ciertamente me corrige.

El potencial de escoger es siempre tuyo. Si vamos a utilizar de forma más sistemática los medios disponibles, como el maestro, textos, grupo, estudios y diseminación de la Cabalá, más oportunidades surgirán para elegir.

Como resultado, uniremos las propiedades de juicio y misericordia por nosotros mismos, en concordancia con nuestra libre albedrió, combinando las fuerzas de Biná y Maljut, la línea derecha e izquierda. Empezaremos a gobernamos a nosotros mismos, el lugar del libre albedrió se volverá la línea media para nosotros.

Al acercarnos, cuando más sea posible, a Bina y Maljut podemos vincularlas en un todo, alcanzaremos la vida espiritual y empezaremos a subir la escalera espiritual.

(27021-  De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de noviembre del 2010, La Inclusión de los Atributos de Misericordia y Juicio)

Material Relacionado:

Los cabalistas hablan acerca del propósito de la creación, parte 17

A través de la restricción hasta el infinito

Pruébate a ti mismo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: