En el umbral

Pregunta: ¿De qué carecemos antes de la Convención?

Respuesta: ¡No pienso que nos haga falta nada! Escuché que “vendiste todo y pusiste todo en riesgo.” ¿Entonces qué más hay? Ahora, cuando todo lo que tienes está en tus manos, sólo debes decidir donde lo pones. Todo depende de ti. Esta es la elección que tenemos que hacer. Para empezar, tomo parte en la prepareción que es infinitamente importante. No veo o escucho nada que no esté relacionado, no pienso en nada excepto la meta. Estamos dejando todo atrás y vamos “va-banque.”

En la espiritualidad, justo como en la corporalidad, un niño pide algo, y los adultos tienen que darle lo que él desea. Esto es lo que sucede con animales y personas. Este es el orden natural de las cosas en la naturaleza.

No debemos ser demasiado listos. Tenemos que ser nosotros mismos y eso basta. No traten de saltar fuera de sí mismos. Tratando de hacer sintonía fina con su deseo hasta que sea claro como el cristal. Más bien, tenemos que unirnos en el lugar en el que estamos y pedir ayuda de una manera infantil.

El Creador no necesita nada más que simple disposición. Él nos enseñará todo lo demás de una manera maravillosa, paso a paso, con cuidado, gentilmente, y amorosamente. Sólo se requieren cosas simples de nosotros, sin ninguna sabiduría especial. Sólo tenemos que desear, y eso es suficiente.

Esperemos que las horas que nos quedan para la Convención calentemos los corazones a manera de recibir correctamente a los invitados y alcanzar lo que deseamos. Tras de eso comenzaremos a llevar a cabo un tipo de trabajo completamente diferente. Veremos una nueva imagen de la realidad, y detrás de esta al Creador. Entonces se volverá claro que todas las partes de la imagen están gobernadas por una sola Fuerza, la Naturaleza omnipresente.

Esta Fuerza es un campo común que penetra y llena todo. Estamos dentro de una red inseparable y esta mueva a cada persona en todos los aspectos, hasta el detalle final. Entonces trabajaremos de una manera diferente, tratando de unirnos a esta fuerza y verternos en el desarrollo dinámico, la armonía, el rango, el flujo que es llamado unidad. En este camino el alma de una persona le enseña.

En cualquier caso, nos estamos moviendo en la dirección correcta y estamos ya ante el umbral. De verdad espero que en esta ocasión seamos exitosos. Además siento esto por los deseos de los corazones. Incluso aquellos que se nos han unido en los últimos dos años o uno también están listos. Es impresionante cuán rápido crece una persona en nuestro tiempo.

[26225 – De la lección de  Shamati on 11/5/10]

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: