En manos de la carencia

Pregunta: Existe una famosa plegaria que dice, “Te agradezco por no haberme hecho mujer”. Una mujer nos pregunta con todo derecho, ¿Por qué no dice, ‘Gracias por no haberme hecho hombre’?

Respuesta: Esta oración es sobre la fuerza de vencer. Cuando una persona supera su inclinación al mal, bendice al Creador por darle la fuerza de vencer. Todos somos hombres así como mujeres, bajo la influencia de la parte femenina, con el poder de la carencia. Una mujer es “Nekev”, “Nekeva”, “Nukva”, lo cual significa vacío, necesidad o el lugar de la carencia.

Entretanto, el hombre experimenta la sensación de la carencia, no menos que la mujer, e incluso experimentan un mayor vacío que ellas. Por lo tanto, si estamos hablando sobre corrección espiritual, cada uno de nosotros (hombre o mujer) que puede conquistar su deseo egoísta, da gracias por el hecho que hemos sido dignos de este análisis y corrección y que podemos elevarnos por encima de nuestro egoísmo, unirnos con los demás y llegar a la adhesión y revelación del Creador.

Logramos las correcciones por las que hombres y mujeres atraviesan por los mismos estados. Las mujeres que avanzan con nosotros en el camino espiritual transitan por los mismos estados espirituales, ascensos y descensos, la unificación y la aclaración, como los hombres. Debido a su naturaleza, no sienten la misma clase de explosiones que experimentan los hombres, pero no obstante, pasan por los mismos procesos. Nos comprenden perfectamente, estudian el mismo material, lo absorben y lo aprehenden.

(23878 – De Cabalá para principiantes – Hombres y Mujeres el 14 de octubre 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: