La convención revivirá nuestra alma colectiva

Pregunta: ¿En qué consiste el trabajo de las personas que se reunirán en la próxima Convención? ¿Cuál es nuestro papel en la unificación del mundo global de manera que podamos volvernos las personas a través de las cuales la sabiduría se verterá en las naciones del mundo?

Respuesta: este trabajo es ejemplificado por la ley que gobierna la existencia de cualquier organismo viviente. Digamos que receptores del sistema nervioso están localizados en todo el cuerpo. De la misma manera, los sistemas vascular, linfático, y otros sistemas se esparcen por todo el organismo. De la misma manera, personas de todo el mundo van a llegar a la Convención. Por una parte, todos pertenecen a un sistema, el sistema de Israel. Por otra parte, todos viven en diferentes países  situados en varios extremos del globo y parecen pertenecer a naciones diversas, extranjeras.

Cada lugar donde residen es afectado por varias fuerzas espirituales. El globo entero y cada una de sus partes es afectada por una cierta Fuerza Superior “responsable” por el continente, país, o nación. Por lo tanto, una persona que es parte del sistema de Israel y va a llegar de otro país o lugar del mundo es, de cierta manera, nuestro representante en el sistema colectivo.

Tomemos, por ejemplo, el sistema nervioso cuyos receptores existen en las áreas de piernas, brazos, pecho, y estómago. Y ahora, esas partes nuestras (por decirlo así) que están localizadas en diferentes países van a llegar, y juntos nos uniremos. Resulta que, juntos, despertamos nuestro sistema colectivo, por ejemplo, el sistema nervioso del alma colectiva llamada Adam. Y entonces, a través de nuestros amigos que viven en varios países en el mundo, juntos, despertamos al mundo entero.

Vemos que después de nuestras convenciones, ocurren despertares en lugares previamente desconocidos, y personas de las que nunca habíamos escuchado comienzan a unírsenos. Cada uno de ellos es una fuerza capaz de despertar billones de personas. Después de todo, en la espiritualidad, si el contacto es hecho, la Luz inmediatamente llega al órgano en el que esta alma pertenece.

Así, observamos que nuestra alma colectiva se expande a través del mundo entero y existe en toda la humanidad. Y la respuesta de esta alma colectiva vestida en toda la humanidad es sorprendente. Comenzamos a sentir que esto es, en realidad, la humanidad global integral, comenzando a entender por primera vez que todos dependemos unos de otros.

Así, por medio de tales reuniones, cuando unificamos a nuestros amigos (el sistema integrado de Israel en el mundo entero), mediante esto revivimos el sistema entero de almas individuales que están conectadas mutuamente no por el principio egoísta, sino por el principio de Isra-El (aspirar directamente al Creador).

Esto es lo que se llama la circulación correcta, interna de la sabiduría de la Cabalá en todo el mundo. Uniéndonos, por consecuencia cumplimos con nuestro papel como Israel con respecto a las naciones del mundo. Gracias a eso, finalmente seremos agraciados con la unidad y el Creador habitará en la asamblea de nuestras almas.

(25643  De la serie de conferencias de introducción Cabalá para la Nación – Israel y las Naciones del Mundo – el 26 de octubre 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: