La meta – a mitad de camino

Pregunta: ¿Qué es en realidad lo que nos conecta? ¿Es acaso la fe en el Bueno y Benévolo, el ideal en sí?

Respuesta: La Luz es la que nos conecta. Ningún ideal nuestro, nada hecho por nuestras manos puede actuar. Solamente si nosotros le pedimos a la Luz que nos conecte, entonces lo hará. Es una simple acción, sí o no. ¡Sólo la Luz! Nosotros podemos únicamente conseguir la petición correcta, y esto solamente a través de mucho trabajo. Es la única posibilidad que tenemos, averiguar nuestro estado, entender qué es lo bueno y qué es lo malo, prepararnos correctamente para el próximo escalón, para un estado de más otorgamiento, en el cual estamos conectados más fuerte, y pedirle a la Luz que nos de la fuerza de otorgamiento.

Pero cuando nosotros anhelamos unirnos, debemos ver esta unión nuestra como un medio y no como una meta, para otorgarle al Creador. ¡No vayan a olvidarse del Patrón! Porque al final de cuentas, si tú todo el tiempo piensas en tu corrección, en tus atributos corruptos, si estás absorto en esto todo el día: “yo debo unirme a los amigos, ¿por qué no estamos unidos? ¿Soy yo el corrupto o son ellos?”, ¿para qué lo haces?  – ¡te olvidas de la meta y sólo piensas en la mitad del trabajo! Tú gritas, corres de aquí para allá, pero te ocupas sólo de los medios. ¿Entonces qué es lo que quieres? Nosotros nos olvidamos que por medio de nuestra conexión, debemos conseguir otorgamiento para el Patrón. Existe el Creador, y nosotros debemos llegar a tal estado que podamos otorgarle, hacer este tipo de acciones para que Él disfrute de nosotros. Para eso debemos conectarnos. El fin del acto está en el pensamiento previo. Tú debes siempre descubrir tu camino desde su punto final. Así es que se planifica todo. Averigua qué es lo que tú deseas recibir al final. Luego comienza a anotar, que nivel tiene que venir antes de lo que tú necesitas, que fuerzas se necesitan, cuánto dinero, que información, que maquinaria. Y nosotros nos estamos lamentando por la mitad del camino, como si eso fuera todo…

Es muy importante, ya que de otro modo no conseguiremos ni siquiera la mitad del camino. ¿Por qué? – porque la Luz la recibimos del punto final, del propio Creador. Por eso es que ahora no puedo ponerme delante como meta la mitad del camino. Yo puedo fijarme como meta una medida pequeña de trabajo: yo quiero conseguir una conexión entre nosotros de 10 gramos, para causarle al Creador 10 gramos de placer. ¡Bien! Entonces tienes una acción completa: Rosh, Toj, Sof  (RTS). Esto marcha. Pero si tú dices: “¡yo quiero invertir todas las fuerzas, para conectarme con el grupo!”, no recibirás nada, porque estás solo por la mitad. Por esto es que Baal HaSulam explica en su artículo, que Israel (aquellos que anhelan llegar al Creador), la Torá (Luz) y el Creador deben estar presentes en todo estado, de otra manera uno se desvía del camino y no se dirige a la meta. Por eso es que el final del acto debe estar desde un principio en el pensamiento sobre este.

 (De la lección del Zohar,  21.11.2010)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta