La Puerta al Infierno.

El Zohar, Introducción al Zohar, Capitulo, BeLaila De Kala (La Noche de la Novia). Item 138: … y para él la iniquidad se convirtió en un error, como está escrito, “Si no me ayudara el Señor, poco faltó para que mi alma sea entregada a Duma”. Pero el resto de las personas debe tener temor de no poder decir ante el ángel que fue por inadvertencia y caer en las manos de Duma, del Infierno.

Cuando logramos corregir algunas partes de Maljut, un delgado hilo sigue siendo el que conecta las partes, que son imposibles de corregir, por nosotros. Tenemos que “alimentarlas” y permitirles seguir con vida para que podamos corregirlas después.

Siempre hay una “trampa” que nos mantiene “atrapados” al egoísmo. Es similar a las “puertas del infierno” por las que de repente nos sumergen en intenciones egoístas. Es ahí donde el problema se esconde.

¿Somos capaces de sostener la pantalla que nos previene de satisfacernos por nuestro propio bien? Si no podemos retenerla, la Luz desaparece, y permaneceremos en la obscuridad del “infierno”. ¿Tenemos la oportunidad de preservar una pequeña porción de egoísmo sin abrir las puertas y asegurar iluminación mínima que es vital para nuestra existencia?

El Libro del Zohar habla acerca de las maneras de lograr esto. Estamos corrigiendo nuestros errores, mientras que el mal intencionado será corregido sólo en la última etapa de nuestro trabajo.

(27171 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de noviembre del 2010, “La Noche de la Novia”)


Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta