La sutil inclinación de un alma sensible

¡Hemos realizado un gran trabajo! En los próximos días, semanas y meses se nos aclarará el salto substancial que debemos realizar. Nunca antes nos hemos planteado tales preguntas ni hemos hablado tan abiertamente acerca de la unificación, lo cual ha sido el tema de la reciente Convención. Por primera vez, nos hemos conectado hacia la esencia de nuestra corrección, la sabiduría de la Cabalá, y nuestra alma.

Ha sido un cambio verdaderamente radical, y nunca más seremos los mismos de antes. Ahora estamos conectados mutuamente, pero debemos mantenernos trabajando en aquello más y más arduamente, hasta que logremos mirar que el Creador nos está llenando más y más cada minuto, y que todo el cosmos, incluyendo este mundo, está permeado con la Luz Superior, y que nosotros estamos viviendo en ella.

Todos los mundos en los que estamos en condiciones de servidumbre, entrelazados mutuamente  como una red, están empezando a emerger con claridad. ¡Llegaremos a aquello!

Hay un tiempo para dar y un tiempo para recibir. Existe el dar desde Arriba  y tiene que manifestarse por sí mismo; todo lo que necesitamos es solo un poquito más de sensibilidad para sentir que el Creador está llenando el mundo, el aire entre nosotros, y todo la realidad. Un poco más de sutileza, entusiasmo, recepción y apertura hacia los otros, y veremos que estamos viviendo la revelación.

Pienso que cada uno empezará a sentir que esto es posible, que no es ninguna fantasía, sino que más bien esto llega a ser verdad gracias a nuestros esfuerzos individuales en buscar y encontrar al Creador.

Trata de sacar tu empatía interna. ¿Qué es fe? Fe es una sensación de otorgamiento. El libro Fe y Posición Yacente dice que “la fe es una predisposición sutil, el atributo de un alma delicada y sensible.” Esto es lo que necesitamos: una inclinación sutil de un alma empática

Debemos lograr sentir que esta Fuerza Superior mora realmente entre nosotros. Es como si tratáramos de mirar algo y cuando finalmente logramos vislumbrarlo, llegamos a convencernos de que existe y estamos sorprendidos de cómo no lo habíamos mirado sino hasta ahora. Si retiras la mirada una vez más y pierdes el enfoque, llegará a ser mas difícil para ti encontrarlo la próxima vez, pero por lo menos ahora tú sabes que es real.

La dificultad se encuentra en lograr mirarlo por primera vez. Tenemos que modificar nuestra visión o, más bien, nuestro corazón un poco.

(26535 – De la Lección No. 8, Congreso Mundial de Cabalá 2010, del 11 de noviembre de 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: