Las dos caras en mí

Pregunta: ¿Cómo reanudar la aspiración de la espiritualidad después de la Convención?

Respuesta: En la convención sentiste un obstáculo que se atraviesa en tu camino – El Faraón. Es la primera vez en lo encuentras y entendiste qué son las diez plagas: Deseamos alcanzar la conexión con los demás, pero estamos siendo empujados hacia atrás.

Ahora debemos entender que en respuesta a este golpe, que hemos recibido, debemos desarrollar nuestro propio deseo equivalente a la fuerza del rechazo. Esto sucede sólo a través de la unidad con los amigos en el estudio, en donde se hace un llamado a la unidad de los deseos.

Ya tenemos una deficiencia e impresión derivada de la colisión con el egoísmo (Faraón), el egoísmo que nos separa de la espiritualidad. Literalmente es como si hubiese chocado con un muro entre mi persona y el Mundo Superior, y este muro es la fuerza negativa potencial que me ha empujado hacia atrás.

Recibí un golpe, pero ahora debo discernir que soy un egoísta, y que si no puedo elevarme por encima de este golpe a través de fe por encima de la razón y desarrollo una fuerza contraria, entonces avanzaré en esta estructura hacia el muro. Luego el siguiente golpe llegará, y así sucesivamente, y es de esta manera que yo pasaré el Majsom (la barrera que nos separa de la espiritualidad), que tiene cinco niveles de espesor (Aviut) o diez Sefirás, como cualquier fenómeno en la espiritualidad.

Ya hemos empezado este ataque, y cada vez será más claro, para nosotros, qué necesitamos alcanzar y qué necesitamos para luchar. Ahora debo distinguir la decepción, el dolor, el golpe, y el rechazo en mi persona, y en vez de relacionarlo conmigo, lo relaciono con la el Faraón dentro de mí.

Cuando estoy unido con el grupo, el golpe no me afecta, estoy por encima del rechazo y la decepción. Esto me ayuda a distinguir el “yo” que se dirige hacia el Creador y el Faraón (El “yo” en mí).

Pero, ¿Qué debo yo hacer con la decepción y la impotencia? ¡Pedir ayuda al Creador! Finalmente lo necesito, antes no. Antes solíamos pensar que podíamos obtener unidad con el grupo, la garantía muta y la revelación por nuestra cuenta.

Nunca aceptamos que el Creador es la tercera fuerza principal que hace el trabajo entero. Esto es lo que es llamado: El trabajo del Creador (Avodat Hashem). Nosotros sólo lo invocamos.

(26782-  Cabalá para principiantes 15 de noviembre del 2010, El Anhelo)

Material Relacionado:

¡Quiero Cruzar el Majsom!

Aprendiendo a utilizar al faraón

La Saga familiar en Diez Sefirot.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: