Todos los cambios comienzan desde adentro

Rabash, Shalavey ha Sulam, 1985, Artículo 19, Ven hacia El Faraón: está escrito: Ven hacia el Faraón. En otras palabras, vamos juntos ya que yo voy contigo para cambiar tu naturaleza. Y yo solo deseo que tú me pidas que te ayude a cambiar la naturaleza y reformarla desde la voluntad de recibir a la voluntad de otorgar.

Nuestro deseo egoísta es pequeño, y aun no hemos entendido el grado de nuestra maldad y bajeza.  Por el contrario, pensamos que somos bastante buenos.  La verdad se puede encontrar sólo en la Luz.  Cuando una persona es despertada desde Arriba, comienza a buscar el propósito de su vida, algo además de la existencia “bestial” en el cuerpo.

Entonces, con la ayuda de los libros y del entorno, gradualmente descubre cambios dentro de sí.  Es conducido fuera de los estados ordinarios de existencia, y avanza mientras recibe varias y frecuentes impresiones radicales.

Finalmente, alcanza a entender que tiene que ver con un cambio en su naturaleza.  Este entendimiento le abre su enfoque empezando en el momento cuando comienza a darse cuenta que su estado no es como se supone que debería ser.

Por muchos años, una persona puedes estar oyendo esta información y no escucharla dentro de sí.  Pero el momento llega cuando siente que es la llave y es necesario cambiar su esencia.  En este punto, la Torá o el método de corrección del egoísmo le dice a la persona acerca de ella misma.  Entonces, la persona se enfoca.  El no desea corregir a otros y no se distrae con nada externo.  Su atención adquiere un vector al revés, y la persona comienza a mirar dentro de sí misma.

Ahora puede utilizar el método en la práctica. Ya tiene una conexión con eso mientras que previamente estaba conectado solamente con la sabiduría general.  Esta escrito:”Confía la sabiduría entre las naciones, y no confíes la Torá entre las naciones” Las “naciones” envuelve a aquellos quienes todavía no desean corregirse.  Y, contrario a eso, un judío (“Yehudi”) es una persona que, independientemente de su genética, ha entendido que necesita alcanzar la unidad (Yehud), la similitud de las cualidades u otorgamiento.

Habiéndose enfocado en sí misma, una persona ve que hasta que no cambie, no hay nada que esperar ya que todos los cambios comienzan dentro de uno mismo.  Entonces recordará que ha leído acerca de esto en los textos Cabalísticos anteriormente.  De ahora en adelante, está conectado con el método.  Se vuelve querido para él ya que siente que depende de la fuente llamada el Torá, los textos, el maestro y el grupo.

Solo hasta entonces la persona entiende lo que significan estas palabras: “Ven hacia el Faraón”.

(24141 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 18 de octubre 2010 – Ven hacia Faraón.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta