Un acto singular de la Naturaleza

La participación mutua es la única acción que realizamos constantemente, nos guste o no. En nuestro mundo todo se basa en la garantía mutua: los procesos de consumo, absorción y la secreción que tienen lugar en un organismo, así como las reacciones químicas diferentes, la atracción o el rechazo de los objetos, su comportamiento en un campo magnético o eléctrico, y así sucesivamente . Todos ellos son ejemplos de participación mutua, que se basan en las acciones de la vasija espiritual y la Luz.

Cuando buscamos la manera de medir la calidad de nuestras acciones, siempre hay que evaluar el alcance de nuestra participación en otros. En otras palabras, es por lo bien que pueden participar en el mayor número de almas, no en niños o adultos, y no en las acciones de inanimados, vegetativos, animados, o de hablar, sino en las almas.

Las almas son puntos en los corazones. Por lo tanto, cuando llego a un convenio tan enorme, un encuentro de miles de puntos en los corazones, que tengo la intención de conectar, entonces se convierte en la acción más efectiva para mi desarrollo espiritual. Este es el acto más poderoso que jamás puede ocurrir en la realidad, en todos los mundos.

(Del programa de televisión – Cabalá para principiantes el 27 de octubre 2010)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: