Un paso entre los mundos

Hay dos sistemas paralelos de conexión entre nosotros:

1. El sistema egoísta, que es el que experimentamos en este momento.

2. El más interno, el sistema corregido, oculto detrás del egoísta. Este es nuestro próximo estado de desarrollo. En este sistema, ya existente pero se oculta de nosotros, estamos en la intención de Lishmá (en Su nombre), y este contiene la Luz, la Luz Interna (Or Pnimí).

                         

Si nosotros, con lo mejor de nuestra capacidad, nos conectamos con el siguiente estado, deseando alcanzarlo, entonces, jalamos nosotros mismos la influencia de la Luz Circundante (Or Makif) que nos afecta desde lejos. ¿Cómo alcanzamos la conexión entre estos dos peldaños, el presente y el futuro, de tal manera que la Luz Circundante nos afecte desde ahí? Entre ellos hay una diferencia, una transición de “Lo Lishmá” (no en Su nombre) a “Lishmá,” y necesito la Or Makif para realizar esta transformación en mí.

¿Cómo se hace? Lo hacemos por medio de la lectura del Libro del Zohar. Esta es la razón por la cual los cabalistas escribieron libros para nosotros. Si nos esforzamos en alcanzar este sistema superior, nuestra conexión más interna, corregida, y cercana,  es sobre esto que leemos.

Es irrelevante que, mientras lo leemos, no entendamos nada. Es así para diferenciar entre los peldaños (estados, mundos). ¿Cómo puedo comprender el Mundo Superior, si no estoy en él y ni siquiera existo en relación a él? Por supuesto que soy incapaz de sentirlo, y por lo tanto no  tengo comprensión acerca de él. Pero estoy leyendo sobre él.

Los cabalistas escribieron sobre el Mundo Superior en un idioma que no puedo entender, y miro estas cartas sin tener idea de lo que dicen. Pero miro con esfuerzo, como un niño que está tratando de entender este mundo, y por medio de mi esfuerzo y deseo, conocer el Mundo Superior, jalo la Luz Circundante (Or Makif) en mí mismo. Este es el propósito de la lectura del Zohar. 

Hoy en nuestra lección, nuestros amigos, representantes de 50 países, están presentes con nosotros. Miremos todos en estas letras poco familiares y deseemos alcanzar la espiritualidad, y que se escuchen las palabras del Zohar, sin comprensión alguna. Con su deseo de aprender, de vivir en ellas (estamos hablando sobre el alma en su estado más exaltado), por sus esfuerzos y anhelo, la Luz que Reforma, la Luz Circundante (Or Makif), les afecta.

En otras palabras, al leer El Libro del Zohar, tenemos que conectarnos juntos y desear sentir (en vez de entender) lo que El Zohar describe. Entonces, el Libro revelará la pantalla dentro de nosotros, y en ella veremos todo lo que sucede en el Mundo Superior.

(26163 – De la segunda parte de la Lección Diaria de Cabalá del 7 de octubre 2010 – El Zohar.)

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: