Un ultimátum al Creador

El mundo de la restricción es Maljut, quien se restringe a sí misma y reclama: “Ya no quiero recibir más; deseo solamente otorgar. Continuaré recibiendo pero con la condición de que sea capaz de hacerlo con el fin de otorgar y llegar a ser similar al Creador, la Luz.” Este es el ultimátum de Maljut, y nosotros no podemos sino estar de acuerdo con aquello si deseamos estar juntos con el Creador, con la Luz Superior.

Actualmente estoy en un estado donde estoy dispuesto a recibir cualquier cosa que el Creador me ofrezca: ¡Dámelo, y cuanto más mejor! Así que, dicta mi egoísmo, el deseo de recibir placer. Pero yo no miro al Creador ya que Maljut del Mundo del Infinito, todo el enorme deseo restringido de recibir, se encuentra entre nosotros. Es por esto que no recibo nada. Aunque yo acoja todo con un gran deseo.

Sólo si estoy de acuerdo con restringirme a mí mismo y pongo una pared delante de mí, entonces no me molesta saber cuánta Luz del Creador viene a mí, y no recibo nada para mí mismo, a esta medida, empezaré a sentir que alguien se encuentra en mi delante.

Si alcanzo el estado donde, además de la Primera Restricción (Tzimtzum Alef, TA), yo poseo una pantalla anti-egoísta, digamos así, de 10 onzas, entonces el Creador revelará 10 onzas de sí y me iluminará con “10 onzas” de la Luz llamada Nefesh. Si mi pantalla (deseo de otorgar) incrementa 1 libra, entonces el Creador se revelará con “1 libra “de la Luz llamada Ruaj.

Así es como se miden los niveles espirituales. Siempre debo permanecer bajo la restricción y la pantalla ya que esta me hace similar al Anfitrión.

(27087 – De la Tercera Parte de la Lección Diaria de Cabalá del 10 de noviembre de 2010 – Explicación del Articulo, Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá.)

Material relacionado:

La brújula que apunta al Creador
“Desde mi carne veré al Creador”
Un campo de fuerza de Amor y Bondad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: