Una línea recta construida a partir de múltiples puntos

Pregunta: Si ya elegí una vez el camino y me elevé por encima de mi egoísmo, ¿estoy libre para siempre o debo continuar eligiendo de nuevo?

Respuesta: Para llegar al propósito de la creación, tenemos que alcanzar el estado de “Israel (aquellos que aspiran al Creador), la Torá (la Luz de corrección), y el Creador son uno” y experimentarlo en todas nuestras propiedades y deseos.

Por lo tanto, cada momento de nuestra evolución, debemos dirigirnos hacia ser uno con el Creador, lo que constituye nuestra libre elección. A partir de todos esos puntos de adhesión, construimos una línea que llega al destino final.

En otras palabras, no es suficiente hacer una elección una vez para que después puedas hacer lo que quieras. Haces una elección basado en las conexiones que te son reveladas en ese momento. Pero la próxima vez, serás completamente diferente, una nueva creación, un nuevo mundo dentro y fuera.

Esto es porque constinúas descubriendo nuevos, más fuertes deseos de sentir placer, que tienen diferentes propiedades. Y tienes que discernir una vez más en qué condiciones fuiste colocado, encontrar el punto de libre albedrío, decidir lo que vas a elegir, e ir hacia adelante con esta nueva elección.

Es por el contrario, en cada punto de la jornada, necesitas llevar a cabo el trabajo de aclaración para “distanciarte del mal y elegir el bien” y comprender completamente ese punto de adhesión.

(27776 – De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 26 de noviembre 2010.)

Material Relacionado:

Marchándonos pero no Separándonos

¿Cómo puedo ver el mundo real?

¿Qué trae la alegría en la vida?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta