Una moneda que vale mucho.

Pregunta: Los Cabalistas describen a una solución, y mucha gente en el mundo está de acuerdo con ella y están dispuestos a llevarla a cabo. ¿Qué es lo que nos hace falta?

Respuesta: Nos falta la realización de la urgencia. Todo lo que se refiere a la espiritualidad puede ser realizado sólo a través de la desesperación, una necesidad urgente de vida o muerte. Cómo en el monte Sinaí: O nos unimos o este será el lugar de tu muerte. Una persona es incapaz de salir del amor propio, ni siquiera en una pizca, hasta que no ve que no tiene otra alternativa.

Por tanto, cualquier decisión en el camino demanda ser empujados por fuertes golpes: miedos, preocupaciones, el peligro de perder todo, y así sucesivamente. A esto se lo conoce como “el camino del sufrimiento” Después de todo, el Creador representa a la ley universal de la naturaleza que no tiene compromisos o protecciones.

La única oportunidad es avanzar con la ayuda de la Luz que revela la situación y nos muestra la verdad. Entonces cada persona apoya, fortalece y está dispuesta a ayudar a todos para que el grupo sienta una disposición y necesidad  de revelar el estado verdadero.

Si es que nosotros procedemos juntos, ya no seguirá pareciendo tan horrible como cuando yo recibo sufrimiento. Al sufrir, permanezco un egoísta y solo veo peligro por delante. Sin embargo, si yo me anulo ante el grupo, una centésima porción de sufrimiento será suficiente para que yo lo perciba en todo su cuantía.

Al bajar nuestras cabezas ante los amigos, intensifico mi sensibilidad al sufrimiento. Ahora yo sufro porque estoy sumergido en egoísmo. En el grupo yo me torno más  sensible, y ahora, si se me muestra una centésima parte de mi ego, yo experimento un gran sufrimiento y estoy dispuesto a deshacerme de él, de la misma manera como si lo hubiese sentido con toda su carga.

Esto es lo que mis amigos me dan: Ellos dividen mi carga. Es como en la parábola acerca del rey que necesito enviar su riqueza a un país lejano. Sus sirvientes, eran egoístas, robarían por seguro a todas sus joyas. Por tanto, el dio a todos ellos una moneda. No hay sentido en robar tan sólo una moneda, y por tanto cada sirviente las entrego hasta el punto de destino.

Si procedemos juntos, inclinándonos unos con otros, entonces no necesitaremos atravesar una guerra mundial. El hecho que realizamos esfuerzos y no obtengamos nada es suficiente; ya causa sufrimiento porque es esto lo que supone que tiene que hacer.

Después de todo, los años pasan y todavía no tenemos anda. ¿Cómo es posible? ¿Qué está pasando? La unificación intensifica el dolor causado por los esfuerzos fútiles. Este dolor será suficiente para hacernos desear escapar de él, para ascender a un grado espiritual más alto, y entregar nuestra parte del tesoro del rey.

(25144-  De la  primera parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de octubre del 2010, De acuerdo a lo explicado sobre Amar a los amigos como a ti mismo.)

Material Relacionado:

Antes del primer ascenso

Es un vicio sentirse solo a si mismo

Despierta y mirate

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: