Yo elijo pero no mando

Pregunta: miles de veces he elegido que el atributo de misericordia me gobierne, aun así continúo cayendo en la propiedad de juicio. Estoy cansado y harto de ello. ¿Cuál es el problema?

Respuesta: El problema es que no estás trabajando mediante el grupo, sino que deseas lidiar con ello por ti mismo. En otras palabras, necesitas ejercitar tu propio poder en el lugar de tu libre elección. Sin embargo, es imposible hacer eso porque tú mismo estás sujeto a una de las dos fuerzas: Bina o Maljut, y la mayor parte del tiempo es Maljut.

El tercio de Tifferet que está en el medio es el lugar de nuestra libre voluntad pero no de nuestro poder. Aquí, decido quién manda sobre mí. En cualquier caso, no seré yo, en mí mismo, sino algo externo. Y en el exterior, sólo tengo una elección: el entorno.

Puedo estar rodeado por una “reunión de insidiosos” (como está descrito en los Salmos) o la asamblea de Cabalistas, es decir, personas que están dirigidas directamente al Creador. De eso se trata mi elección. Al echar raíces en el entorno correcto, obtengo fortaleza de este para seguir adelante.

Esta es la limitada plataforma que tenemos: elegir uno de los dos posibles entornos. Y este es el lugar donde todas las decisiones son tomadas, no una vez sino todo el tiempo.

(27018 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de noviembre 2010 – Artículos de Rabash.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: