¡Viviremos!

Pregunta: No está claro, ¿Cómo puedo disfrutar del otorgamiento y dar, cuando yo mí mismo no tengo nada?

Respuesta: No estamos hablando de otorgar algo material, es decir los niveles de deseo inanimado, vegetativo y animado (aunque también es importante, si se hace correctamente). En primer lugar, con el fin de otorgar debemos corregir nuestro deseo e intención para que estén dirigidos a esta forma.

Otorgamiento no significa que voy a empezar a llenarte con todo tipo de placeres que no necesitas. Para otorgar, tengo que primero desarrollarme a tal grado que empiece a sentir tu deseo como mío.

Tu deseo está cerca a mí, y tengo que tomarlo para mí como si fuera mi propio deseo. Entonces, empiezo a llenar tu deseo como si fuera mío, de este modo se hace mío. Esto es todo lo  que trata la sabiduría de la Cabalá (en hebreo significa “la sabiduría de la recepción”). ¡Observa aquí un juego sofisticado!

Primero, pensé que era el deseo de alguien más. Después, pasé por encima de este “la barrera psicológica” (Majsom), conecté este deseo hacia mí, y ahora siento tu deseo como mío. Tú llegaste a ser más importante para mí que yo mismo, como un bebé para su madre, quien mira en él el propósito de su vida y está dispuesta a otorgarle sin fin, pensando solamente en su bebé.

De la misma manera, yo me conecto a ti; tus deseos llegan a ser más importantes para mí que yo mismo, y todo lo que hago es ¡trabajar para tu beneficio! Quiere decir que me relaciono contigo en completo otorgamiento. Y ya que tu deseo se hace mío, yo siento placer en este. Es decir que soy yo quien siente placer al llenarlo.

De esta manera, gradualmente vuelvo a conectar todas las almas hacia mí. Después de todo, ellas solían ser parte de mi “yo”. Pero de repente fui cortado de estas partes, y en su lugar, mi mente fue implantada con algún “microchip” que me hace odiar las partes de mi propia alma. Y empiezo a despreciarlas y a odiarlas en lugar de amarlas.

Ahora, necesito elevarme por encima de esta confusión y sobreponerme a este rechazo psicológico. Y tan pronto como empiece a tratarlas como mis propias partes auténticas e integrales, que son inseparables en su conexión conmigo, les otorgaré y disfrutaré haciéndolo.

Yo hice este trabajo, corregirme a mí mismo, y ahora me siento satisfecho. No se espera que hagamos nada sino sólo sobrepasar esta barrera y repulsión psicológica para que el amor reemplace al odio. Entonces, realmente disfrutaremos nosotros mismos.

Sentirás que estas partes específicas, que por ahora te son extrañas, son el fundamento de la raíz de tu alma. Particularmente revelarás al Creador en ellas. Y la parte del grado inanimado, vegetativo y animado, que previamente pensaste que eran tú mismo y tu mundo, no tienen nada que ver contigo. Este es el nivel más bajo en relación contigo.  ¿A quién le importa si estas viven o mueren? Y en efecto ellas mueren, y a ti ¡se te deja vivir con tu alma!

Por lo tanto, antes de dejar este mundo material, sería mejor alcanzar por lo menos el primer nivel del alma. Entonces, no lamentarás partir con  este cuerpo.

(30052 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/17/10, “La Libertad”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta