¿A dónde vas cuando se te acaban los rieles?

Pregunta: ¿Por qué hay tantos desastres naturales en los últimos tiempos, como el terrible incendio forestal en el Monte Carmel en Haifa?

Respuesta: La tendencia general de la naturaleza es tal que los desastres naturales se están convirtiendo en un fenómeno común en todo el mundo. Es desafortunado, pero si continuamos avanzando, oiremos sobre ellos más y más.

La sabiduría de la Cabalá ofrece una explicación sencilla. Desde el principio de la creación y hasta el final, el Creador está siempre empujándonos en una dirección, en línea recta, y Él no dará marcha atrás. En otras palabras, hay una fórmula muy simple por medio de la cual la naturaleza está siempre intensificando su influencia sobre nosotros, obligándonos a crecer.

En la fase anterior del desarrollo, crecimos al ser influenciados por la Luz, la Fuerza Superior, la naturaleza, el Creador, para que nuestro deseo egoísta siempre fuera en aumento. Esto fue llamado el desarrollo de la civilización humana, el cual duró decenas de miles de años.

El desarrollo se ajustaba a una fórmula simple: El ego creció de generación en generación y durante el período de la propia vida, y lo actualizamos directamente, adquiriendo todo lo que quería y desarrollando todos los medios posibles para tal fin. Por lo tanto, no había ningún problema. Simplemente fue necesario utilizar correctamente todo lo que estaba alrededor, es decir, la sociedad humana y los recursos naturales, a fin de llenarnos nosotros mismos.

Sin embargo, el final del siglo 20, al cual hicieron referencia los cabalistas hace mucho tiempo, no sólo fue el fin del milenio, sino también el final de todo el paradigma del pasado, el principio de todo el desarrollo en el cual incrementamos nuestro ego con el único objetivo de mantener el llenado de este. Ha llegado el momento de hacer balance y darnos cuenta de que no podemos continuar así porque ya no estamos desarrollándonos ni llenándonos. Esto se ha convertido en una carrera de ratas en la búsqueda de un premio artificial, y ya no deseamos participar en ella.

Este camino de desarrollo es finito puesto que todo el desarrollo transcurre a lo largo de cuatro fases: 1-2-3-4 (Alef-Bet-Gimel-Dalet), y hemos llegado ahora a la fase cuarta, después de haber completado el primer período de desarrollo. Los cabalistas lo calcularon desde hace mucho tiempo y nos dieron una fecha en la que esto iba a suceder: el año 1995.

Ahora, poco a poco experimentamos la crisis en todos los ámbitos: familia, educación, cultura, industria, relaciones internacionales, y, lo más importante, el clima. Debido al desequilibrio que creamos con nuestras incorrectas interrelaciones al no cambiar el enfoque de nuestro desarrollo, en gran medida violamos el balance general en la naturaleza. Insertamos el desequilibrio de las relaciones internas humanas en toda la naturaleza.

(28618 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 3 de Diciembre 2010, Charla especial sobre la tragedia en el norte de Israel y el balance en la naturaleza)

Material Relacionado:

La única manera de ascender.

La nueva fórmula del éxito

Las etapas del camino espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: