¿Existe el proceso en sí mismo?

Nuestro trabajo por entero consiste en justificar los estados que atravesamos, y estos nos parecerán más cómodos. ¡Y esto depende sólo de nosotros! Después de todo, todos esos estados son inevitables; todas las Reshimot (genes espirituales) deben surgir, en orden, una tras otra, y ser realizadas hasta el fin de la corrección.

Son gradualmente reveladas en ti con el fin de justificarlas. ¿Y qué significa justificarlas? significa tomar conciencia, sentir y entender con qué propósito vienen, quién las trae, porqué, y en qué orden.

Así te desarrollas, y tanto, que comienzas a incluir en ti toda la creación. ¡Esto es precisamente lo que el Creador quiere de ti! Por esto Él no te da la forma final; no sentirías o entenderías nada en esta. En su lugar, Él te lleva a través de toda la secuencia de acciones.

¿Pero existe realmente este proceso? ¡No existe! ¡No hay principio, final, ni nada en absoluto! Existe un estado perfecto. El Creador lo extiende de principio a fin, como una banda elástica, implantando el ego, la inclinación al mal, o el deseo por placer, dentro de Su propia acción. Y entonces puedes ir a través de todos esos estados en orden, de principio a fin, mientras perfeccionas tus sensaciones y mente.

Esto te ayuda a entender todo el proceso de la creación, a partir de dos opuestos: de oscuridad, a Luz. Y si este fuera un solo estado, no serías capaz de diferenciar nada, ya que eres un ser creado. Necesitas dos estados para sentir y discernir uno de otro.

(28278 – De una lección sobre las Cartas del Baal HaSulam del 11/26/10)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: