Mantenernos siempre jóvenes

Pregunta: Desde que comencé a estudiar la sabiduría de la Cabalá y entré en el grupo, he sentido como mi deseo sexual y otros placeres mundanos están creciendo en mí. ¿Cómo trabajo con ellos?

Respuesta: Está escrito: “Aquel, quien es más grande que su amigo, su deseo es mayor que él”. Durante el transcurso de toda nuestra historia, nos hemos ido desarrollando egoístamente; nuestro ego ha ido creciendo constantemente. Al final, llegamos a un estado en donde utilizamos todo el enorme egoísmo que este mundo contiene.

Es por esto, que las personas se sienten desesperadas, deprimidas y recurren al abuso de las drogas; el terrorismo y se expanden otras desgracias. No sabemos que más hacer con nuestras vidas. Ahora, nosotros debemos saltar hacia adelante con el egoísmo más grande para alcanzar el mundo espiritual y al Creador.


Por esta razón las personas que encuentran la sabiduría de la Cabalá piensan que ahora ellos van a ser como “Ángeles con alas”, como si las alas fueran de lo único de lo que ellos carecen cuando ningún deseo mundano les satisface. Sin embargo, cuando una persona comienza a estudiar, súbitamente descubre mayores deseos por alimento, sexo, viajes y otros deseos corporales.

¿Por qué sucede esto? El ego se está incrementando, y no hay nada que podamos hacer al respecto. La edad no tiene importancia. Una persona puede tener 80 ó 90 años y sentirá los deseos de igual manera que una persona joven. Yo no quiero advertírselos o nos volveremos un grupo de viejos. Pero, en realidad, no hay salvación; en una persona que estudia la sabiduría de la Cabalá, todos los deseos deben seguir creciendo.

El fundamento de todos los deseos es el placer sexual; la raíz, la cual es la adhesión de la Luz y el deseo (Kli, vasija), la copulación de las partes masculinas y femeninas de la creación. Esta es la razón por la que una persona primero experimenta un crecimiento del deseo sexual a niveles nunca antes alcanzados por ella.

Previamente, ella era una persona estable, y todos sus deseos estuvieron en jaque. Sin embargo, ahora, ellos se manifiestan en forma tan grotesca que comienzan a entorpecer el camino de su vida normal. Todo esto es cierto, y nosotros sabemos que, como nuevos estudiantes de la sabiduría de la Cabalá, todos nuestros deseos y tendencias se renuevan.

¿Qué hacemos con esto? Como sabemos por la sabiduría de la Cabalá, está prohibido resistir a nuestros deseos. No desafíes “la inclinación al mal” directamente, como si fueras un héroe en la batalla; no la ganarás. Solamente sumérgete en tus estudios, el grupo, y conéctate con ellos en la mejor de tus habilidades para que la Luz Superior pueda  influir de una manera más fuerte en ti. Solamente así serás capaz de atravesar por esto, con toda clase de obstáculos a tú alrededor.

Además, no hay otra opción. Todo esto esta designado para purificar la intención y los pensamientos para buscar en todos estos obstáculos el punto de unión con el grupo, pues tu libre albedrío yace solamente en el.

Se te han dado todos estos estados para que, de una vez por todas te establezcas en tu elección, inclusive en la fundación de todos los deseos por riqueza, sexo, familia y otros placeres mundanos. En esta base, la unión con el grupo se fortalece y te darás cuenta de tu única libre elección.

No tienes el poder de luchar con tus deseos. No seas tonto, no comiences una guerra contra ellos. Después de todo, no eres tú quien está a cargo; ese no es tu trabajo. A ti se te han dado condiciones externas para que así puedas ejercitar tu libre albedrío en su máxima extensión.

Esto debe ser comprendido mientras enfrentamos cualquier predicamento en nuestras vidas. Actúa normalmente en nuestro mundo; no debe ocurrir ningún cambio en la casa, la familia, las vacaciones y la salud. Sin embargo, toda tu atención debe ser enfocada en tu única elección libre.

(26030 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/5/10 “La Libertad”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: