“Alabando el milagro” de Januca.

Yo siempre tengo algún tipo de actitud a lo que me sucede, de mi ambiente, de mis seres queridos, y del mundo. Si añado al Creador a esta actitud, entonces profundizo los discernimientos sobre lo que está pasando, ¿para quién?, ¿quién se beneficiará?, y así sucesivamente.

Mientras lo hago, ¡soy admitido en una guerra completa en cada estado! Si yo discierno estos estados “dentro del conocimiento”, esto es llamado un enfoque “griego”, significa que lo hago de acuerdo a mi mente, sensaciones, entendimiento, y con todas mis nociones. De forma alternativa, yo puedo avanzar por la “fe por encima de la razón” y buscar a la fuerza de otorgamiento, deseando ver todo desde ese punto de vista. En ese caso, yo quiero salir de mí mismo con la ayuda de esos deseos. Deseo dar un paso afuera, entrar a otros deseos, y ahí recibir todo el conocimiento y relleno por fe encima de la razón, dentro de los Kelim de otorgamiento.

El relleno que puedo recibir dentro de mí es llamado “este mundo”. Lo que puedo recibir saliendo de mi mismo hacia afuera, es llamado el Mundo Superior. Yo estoy luchando por este enfoque, que quiero mantener, y esto es llamado la guerra de los Macabeos contra los griegos. Los griegos son tan sólo un símbolo para todo el pensamiento racional que existe en el mundo, la mente humana, el enfoque científico. Los Macabeos están por encima de esto, porque ellos personifican el trabajo de los sacerdotes (Kohanim) que pertenecen sólo al otorgamiento.

Una persona debe siempre librar esta guerra hasta que ascienda por encima del campo de batalla. En esta guerra, tienes “espías” que son enviados al “mercado”, refiriéndose al lugar (deseo) que se encuentra gobernado por “autoridades múltiples”. Entre tus pensamientos y deseos, algunos todavía están gobernados por “muchos”, que a veces te jalan en una dirección y a veces en otra, todo por el bien del egoísmo. ¡Esto continúa justo hasta que un poder es establecido en todos tus deseos! Cuando ocurre, significa que has dejado el “mercado” y entrado a tu “casa”.

El mercado se convierte en la casa y los “espías” salen de allí, como está escrito: “Hasta el último pie se retira del mercado.” Tú permaneces a solas con el Creador, juntamente con Él, en adhesión, en tú deseo o casa.

En el mundo espiritual, no nos movemos de un lugar a otro. Sólo existe un lugar o deseo. Sin embargo, tú los cambias y construyes cambiando tu actitud, por lo que pasa de ser un “mercado” a una “casa” en el que enciendes una vela, “alabando el milagro” (Persuma de Nisa).

(28340-  De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 1 de diciembre del 2010, “Escrituras del Rabash”)

Material Relacionado:

¿Qué es fe por encima de la razón?

La guerra de los macabeos dentro de nosotros

Conferencia pública sobre januka en el centro educativo de cabalá bnei baruj

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: