Bina es un país libre

Introducción al Libro del Zohar,” artículo “Jojma (sabiduría), sobre la que se sostiene el mundo”, ítem 40: Aquel que no es mencionado, aquel oculto que no es conocido, AA. Ya que la palabra Barah (creó) está en Bereshit (la primera palabra en la Torá) mismo, ¿quién es el que la creó? Él dice acerca de ello que es aquel oculto que no es conocido, Jojma Stimaa de AA, ya que llevó fuera a Bina de su Rosh y la hizo VAK, creando esos seis grandes bordes, implícitos en Bereshit.

Bina está relacionada con la cabeza (Rosh) del Partzuf. Aparte representa Jafetz Jesed, que literalmente significa uno que desea misericordia, es decir, nunca siente ningún tipo de carencia. La misericordia está siempre en abundancia, y si la quieres, por favor recíbela. No hay límite para ello; nadie te coloca ninguna restricción o condición.

Por esto Bina es considerada “país libre”, “libre deseo”. Puede estar presente en cualquier lugar sin excepción y puede incluso proveer a Maljut, el deseo egoísta, con sus propias propiedades. En ese caso, la voluntad de recibir egoísta comienza a otorgar y además se mueve al rango de Jafetz Jesed. Por lo tanto, Bina puede servir como medio para la corrección de Maljut, la transformación de las almas.

Las almas por sí mismas no pueden ascender a esta, al Rosh del Partzuf. Al no desear nada para sí misma, Bina permanece ahí en perfección. Sin embargo, sin ningún daño para sí, ella puede habitar fuera del Rosh, en el lugar de residencia de los Partzufim inferiores, y proveerles su perfección.

Donde son miserables, donde sufren y son incapaces de llenarse debido a la falta de correcciones, donde la Luz no puede aparecer hasta que las condiciones de la Primera Restricción (Tzimtzum Alef) se cumplen, ahí, Bina les provee la Luz de Jasadim (Misericordia), demostrándoles cuán bueno es estar en la propiedad de Jesed.

Y en realidad, Bina no tiene ni restricciones, ni problemas; no se aleja de la perfección ni siquiera en el peldaño más bajo. Por esto “el padre” (Jojma) que no puede aparecer en ningún lugar trae fuera a “la madre” (Bina) para que pueda estar donde sus hijos están sufriendo, y, en primer lugar, proveerles con la corrección mediante la misericordia (Jasadim).

Entonces, ellos adquieren la perfección del otorgamiento; no son más coaccionados o esclavizados por su deseo de placer. Así, comienzan a considerar no sólo otorgamiento con el fin de otorgar, sino incluso recibir con el fin de otorgar. Después de todo, poseen el deseo de recibir la Luz de Jojma, y ahora, al haberse respaldado con la propiedad de Bina, pueden despertar su deseo.

Pero pueden despertarlo sólo al grado de su habilidad de subordinarlo al gobierno de Bina. De esta manera, Maljut gradualmente es incluida en Bina. En otras palabras, el deseo de recibir del alma es incluido en el deseo de otorgar de Bina, que las almas han adquirido. En ese caso, reciben iluminación de Jojma de abajo hacia arriba, al darle amparo bajo la “pantalla” en el otorgamiento.

De tal manera, las almas continúan corrigiéndose hasta la corrección final (Gmar Tikun). Está dicho: “Bereshit”, Barah Shit, es decir (Él) creó los seis grandes bordes, VAK de iluminación de Jojma. Esas son, en realidad, grandes correcciones en el camino a la meta.

(30276 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Diciembre 2010, “Introducción del Libro del Zohar”, artículo “Las Cartas de Rabí Amnon Saba”)

Material Relacionado:

El nacimiento de un nuevo grado

El perturbador lenguaje de los partzufim y los sefirot

Bina es un país libre

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: