De la desesperación al otorgamiento

¿Qué hace que una persona de repente se dé por vencido y ya no resista más sufrimiento? Es el resultado de la información genética (Reshimot, “reminiscencias”) implantadas dentro de él.

Un animal nunca experimentará esto, ya que vive mecánicamente, siempre luchando por su vida hasta el final y el nunca sintiendo la desesperación de la misma manera que lo hace el hombre a lo largo de su viaje en la vida.

Un animal luchará con uñas y dientes o huirá para salvar su vida, pero nunca sucumbirá al dolor.  Puesto que el hombre tiene la información genética “humana”, él se dará por vencido, permítele sólo existir y no actuará como una máquina que está simplemente programada para disfrutar, no para sufrir.  Este punto máximo de desesperación, cuando una persona deja de luchar por su vida y acepta lo que viene, define toda la psicología humana.

En verdad, todas nuestras Reshimot internas son la consecuencia de la ruptura del alma, e incluso la Reshimo más pequeña, la más diminuta,  tiene alguna relación con el Superior, el Creador, que nos rompió de este nivel espiritual de otorgamiento.  Por lo tanto, algunas cualidades emergen en nosotros inconscientemente a medida que, de repente, dejamos de pensar que podemos obtener algo bueno al recibir, y empezamos a pensar en otorgar.

(30528 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/22/10, “La Paz”)

Material Relacionado:

Cómo romper el muro entre nosotros

El Creador, Faraón, y yo en medio de ellos

Un medicamento amargo en vez de una mentira dulce

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: