Desespérate, pero no te rindas

Cuando nos volcamos a un texto cabalístico, especialmente al Libro del Zohar, debemos darnos cuenta de la importancia del alcance espiritual.

Después de todo, al final del día esto es lo único que queremos: ni conocimiento, ni escolásticos, y tampoco conocimiento general de la materia, sino solamente alcance puro, lo que significa que una persona ha revelado al Creador. Este es el criterio por medio del cual valoramos las cosas.

En el camino hacia el alcance, la ley operante es la ley de equivalencia de forma, que no hace ningún compromiso. Por un lado, una persona depende completa y enteramente de la influencia de la Fuerza Superior. Nada más puede ayudarle, sólo necesita la ayuda de lo Alto. Quien entiende esto construye la actitud correcta.

La Torá habla de esto cuando describe el exilio de Egipto: “Los hijos de Israel clamaron por el trabajo y su clamor se elevó hacia el Creador”. En otras palabras, sabían bien que nunca lograrían nada por sí mismos.

Por otro lado, el progreso espiritual está siempre basado en la combinación de los opuestos. Por lo tanto, también tenemos que participar nosotros mismos en el proceso. Como resultado, hacemos grandes esfuerzos, mientras que al mismo tiempo estamos seguros de que sólo un “milagro de los cielos” nos sacará de la tierra de Egipto a la tierra de Israel.

Es necesario llegar a la desesperación de la capacidad propia, y una persona no debe huir de este sentimiento. Además, uno debe estar seguro de que habrá ayuda desde Arriba y demandar sin cesar con todas sus fuerzas.

Una persona debe encontrarse él mismo en el estado de los hijos de Israel, que clamaron por el trabajo. Ahí es cuando todas las cosas en su interior se funden junto con el entorno externo en un todo y crea estas condiciones, trayéndolo mucho más cerca a la salida de Egipto.

Por lo tanto, debemos tratar de imaginarnos a nosotros mismos correctamente en este punto. Aquí es donde llevamos a cabo todas las acciones necesarias y posteriormente no huimos de la desesperación, sino por el contrario, transferimos toda la fuerza de nuestra desesperación a un grito, una demanda por corrección.

(De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/14/10, El Zohar)

Material relacionado:

Alegria a través de las lagrimas
Existo o no
Ascendiendo al primer nivel

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: