Después de la Convención: preguntas del blog, parte 1

Pregunta: Yo veo la alegría y la frustración en mis amigos. Aún no se dan cuenta lo que ha ocurrido: un duro golpe a Faraón. ¿cómo y qué puedo hacer para ayudar a los amigos y a mí mismo para sacar las conclusiones correctas de la Convención y seguir avanzando juntos? ¿Quién es el culpable de que sólo nos hubiéramos acercado a la meta, sólo el ego?

Respuesta: Nadie es culpable. Debemos apreciar que el objetivo haya sido aclarado. Pensamos que son capaces de derrotar a nuestro ego y unirnos por nuestro propio esfuerzo, pero nos equivocamos: sólo el Creador puede derrotar a Faraón, mientras que nuestro trabajo es el pedirle a Él que lo haga. Es nuestro grito común al Creador que debemos estar trabajando juntos en esto ahora mismo. Esa debe ser la conclusión principal de la Convención.

Pregunta: Mucha gente lloró durante la ceremonia de apertura. Fue este llanto un lamento sobre el egoísmo personal de cada uno, o ¿hubo un momento en el que no estaban pensando en sí mismos y podrían haberlo hecho?

Respuesta: Eran lágrimas de entusiasmo colectivo, egoísta por ahora, y el Creador estaba ausente de ello. Por lo tanto, a pesar de que sentimos la unidad entre nosotros, no hemos podido mantener esta sensación. No se desesperen, por el contrario, alegrémonos porque se hizo mucho más claro lo que tenemos que estar trabajando en ello.

(28137)

Material Relacionado:

Un grito en el desierto

El derecho a servir a los amigos

Las últimas plagas del faraón.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta