El juego del otorgamiento

Pregunta: No entiendo cómo los Kelim (vasijas) de GE (Galgalta ve Eynaim) se rompieron. Son Kelim de otorgamiento, y no hay restricción en el otorgamiento, ¿verdad?

Respuesta: No hay tal cosa como deseos de otorgamiento (vasijas, Kelim). Una vasija sólo puede recibir. El Creador creó el deseo de recibir placer.

El ser creado puede otorgar sólo si recibe la propiedad de amor de la Luz. Sólo entonces el ser creado tiene una pantalla, la habilidad de sentir el deseo de su amado en el interior, y lo rellena con Luz, porque este aceptó el deseo del otro como propio, tal como está escrito: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Una vasija es un ser creado, y actúa de una sola manera: Sólo pueden recibir y no tiene nada que dar. Los Kelim de Galgalta ve Eynaim también son la voluntad de recibir placer (deseo) y cuando pierden su pantalla (la intención de otorgar), ellos reciben la Luz para auto-satisfacción y descanso.

Sólo hay deseo y Luz, uno o el otro. El deseo de recibir es de lo que la criatura está hecha en su totalidad, pero si tiene una pantalla anti-egoísta, entonces, la propiedad de recepción de la Luz lo levanta, como un imán sostiene un pedazo de metal. En este caso, la criatura permanece en el otorgamiento. Pero tan pronto como la Luz desaparece, este deseo inmediatamente se vuelve egoísta debido a su naturaleza. Nada puede hacerse al respecto.

Cualquiera de nosotros puede ser puesto en condiciones tales que nos forzarán a abandonar un estilo de vida civilizado, refinado y volver a nuestro “estado primitivo.” Todo depende de las correcciones. Tan pronto como las correcciones se han ido, el deseo egoísta es expuesto completamente, descubierto. Si son añadidas las correcciones, “aparecemos” deseos de otorgar.

Por lo tanto, los Kelim de Galgalta ve Eynaim reciben al igual que el AHP. La única diferencia es que los primeros son más iluminados y no tan toscos como los últimos, por lo que pueden sufrir una corrección que los hace parecer “otorgamiento”. Pero tan pronto como la Luz y la pantalla desaparecen, ellos inmediatamente se convierten en Kelim de recepción al igual que todos los demás.

Son más fáciles de reformar, no obstante requieren una corrección. El ser creado no es más que la voluntad de recibir placer (deseo).

(29056 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/7/10, Beit Shaar HaKavanot)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: