El otorgamiento nos familiariza con todo el mundo

Pregunta: ¿Cómo distinguimos las propiedades espirituales de las materiales, y cómo se hacen evidentes esas diferencias?

Respuesta: Desde la niñez temprana en adelante, hemos estado desarrollando propiedades de recepción, es decir, propiedades de absorción. Sentimos sólo lo que podemos absorber en nosotros y para nosotros.

Sin embargo, hay otro fenómeno, otro método de percepción: efusión, flujo al exterior. No estamos familiarizados con esta propiedad porque no está instaurada en nuestros deseos desde el nacimiento. Pero tenemos el punto inicial, e incluso si es absorción de todas maneras, su dirección es otorgamiento en lugar de recepción.

Para desarrollar esta propiedad, se nos ha dado la sabiduría de la Cabalá que nos habla acerca de la parte oculta de la realidad. Desde ahí, atraemos la abundancia, dándole a esa parte de nuestro deseo una “orientación externa” similar.

En otras palabras, la Luz desarrolla el punto en el corazón, el único deseo que nos llevará al otorgamiento real. No sabemos qué crecerá a partir de esta semilla, pero sus brotes no serán en absoluto como la fruta de la absorción.

La intención de otorgar es construida sobre una base diferente: Una persona comienza a sentir algo que existe fuera de sí como propio. No se convierte en tu posesión como en nuestro mundo, sino que, es la parte “nativa” de ti mismo. Esto es completamente diferente de cualquier cosa que sentimos hoy día.

(28143 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 30 de Noviembre del 2910, El Zohar, Introducción, el artículo “La Rosa”)

Material Relacionado:

La libertad del otorgamiento puro

Mi firma sobre la declaración referente al otorgamiento

Revolución invisible a todos los demás

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: