El problema de nuestro mundo

Pregunta: ¿Hay alguna indicación de que los inferiores se han preparado correctamente para las acciones del superior?

Respuesta: En la espiritualidad hay dos cualidades opuestas que se unen. Sin embargo, somos incapaces de comprender esto con nuestra mente terrenal. Esto es así, porque nuestra mente está construida para que perciba todo sólo desde el punto de vista de este mundo. Esta funciona sólo en el interior del ego, así que entiendo, siento y actúo sólo con lo que recibo dentro de mi ego.

Por ahora no puedo trabajar con dos formas, dos opiniones, o dos fuerzas opuestas. Es por eso que siempre me quedo sin ninguna comprensión de lo que está sucediendo. Y por eso, tampoco entendemos nada en nuestro mundo.

A pesar de ello en nuestro mundo existimos en un pequeño ego que desea llenase a sí mismo y nada más, sin embargo, somos gobernados por las fuerzas superiores de otorgamiento. Es por eso que tampoco entendemos cómo funciona este mundo.

¿Por qué no conozco esto? Es porque no puedo tener en cuenta una fuerza diferente que opera en el mundo. Esta fuerza está oculta de mí y sus cualidades son opuestas a mí. Pero ella, no obstante, me influye, evocando reacciones en mí y haciéndome actuar en respuesta a ella.

No detecto y soy inconsciente de esta segunda mitad de nuestra realidad, la cual es operada por la fuerza superior, la fuerza de otorgamiento. Yo no la entiendo y no puedo tomarla en consideración. Es por eso que siempre falta la comprensión, el conocimiento y la conciencia. Y es por eso que no entendemos las acciones del superior sobre el inferior y las reacciones del inferior hacia el superior. ¿Cual superior, cual inferior? Todo está oculto. Y ese es el problema.

Por lo tanto, si estamos hablando del sistema superior, este contiene la fuerza del receptor y la fuerza del Otorgante conectados entre sí, complementándose mutuamente y trabajando juntos en una red, en una unidad, con el fin de recibir por el bien del otorgamiento. Ellos dependen uno del otro y se necesitan mutuamente.

Sin embargo, en nuestro mundo existimos en una sola fuerza, que es egoísta. Incluso si hablamos de la segunda fuerza, todavía no se conecta con la fuerza de recepción y no pueden trabajar juntos. El otorgamiento es opuesto, y que es todo el problema de nuestro mundo.

(30395 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/21/10, Talmud Eser Sefirot)

Material relacionado:

En la espiritualidad no existimos
Observando la vida desde el decimo piso
Un instante entre ahora y la eternidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta