La fórmula perfecta para el ascenso espiritual

Pregunta: ¿Cómo calmamos el ego, que exige llenado constantemente?

Respuesta: Tú nunca serás capaz de superar tu ego con tu propia fuerza. Incluso si piensas que en el pasado fuiste capaz de hacerlo, fue sólo una ilusión. Tú simplemente llenaste tu deseo de recibir placer.
Estamos pasando por un período de preparación, y en su primera etapa parece que somos capaces de lograr algo con nuestra propia fuerza, de avanzar con la ayuda de los conocimientos superándonos nosotros mismos. Pero todo termina después de que nuestro deseo de recibir tiene algún llenado. Sin embargo, sin este deseo no serías capaz de estudiar y obtener las bases para comenzar el trabajo espiritual. En otras palabras, al principio eres guiado por tu ego, y esto es llamado “siete años de abundancia”.

Entonces repentinamente te enfrías al estudiar, te sientes cansado de todo y te quedas sin combustible. Ahora has entrado en la segunda etapa del período de preparación. Ya no estás dirigido por el ego y necesitas un nuevo estímulo: los estudios con intención y el entorno.
Ahora tienes que avanzar al recibir la fuerza del grupo y no de tu propio deseo. El propósito de tus estudios no debe ser el de obtener conocimientos, sino construir la intención correcta para tus deseos, la cual recibes del grupo. Debes unirte con el grupo con el fin de revelar al Creador.

Por ahora lo estás haciendo por el bien de ti mismo. Sin embargo, haciendo continuamente este trabajo y como resultado de la influencia de la Luz, tú gradualmente comienzas a sentir que el otorgamiento es bueno. Recibes el deseo de otorgar del grupo y empiezas a exigir esta cualidad de tus estudios. El otorgamiento te libera del ego, de tu inclinación al mal y te eleva por encima de esta vida corporal.

Más tarde, debido a la influencia de la Luz Superior y la conexión con los amigos en el grupo, empiezas a entender que tu meta no es revelar al Creador y el mundo espiritual, sino más bien adherirte a Él, otorgarle a Él en lugar de recibir de Él. Por medio de unir Israel, la Torá, y el Creador en uno, al esforzarte en darle placer al Creador, recibes la fórmula perfecta para tu ascenso espiritual.

(29014- De la lección diaria de Cabalá del 12/3/10, “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”)

 Material Relacionado:

Despertar a la verdadera realidad

La formula correcta de la existencia

Alegría a través de las lágrimas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: